Coffee News: from Seed to Cup

Renovando el Interés de Los Jóvenes en la Caficultura de Kenia

,

La producción de café está enfrentando desafíos en todo el mundo, y en Kenia el panorama no es distinto. Sin embargo, en este caso, la edad de los productores podría comprometer el futuro de la industria cafetera del país. Debido a que muchos caficultores están alcanzando rápidamente una edad en la que les será difícil administrar una finca de manera independiente, se está haciendo visible una brecha generacional amenazante. 

Para acortar esta brecha, los jóvenes kenianos necesitan ocuparse de la producción de café, y para que esto suceda, se deben encontrar soluciones para los problemas que los mantienen alejados de la industria.

Estos son algunos de los esfuerzos que se están realizando para asegurar que los kenianos se sigan beneficiando de una industria cafetera próspera y para que el mundo siga disfrutando del café por muchas más décadas.

Read this in English: Renewing Generational Interest in Kenyan Coffee Production

Una finca cafetalera en Nyeri, Kenia. Crédito: Peter Wanjohi

¿Qué Está Alejando a Los Jóvenes Kenianos?

Se han combinado muchos factores complejos que hacen que la caficultura sea una labor poco popular entre los jóvenes kenianos. Muchos de esos factores han ocurrido durante años, mientras que otros han surgido debido a condiciones únicas que la generación actual está enfrentando. 

La sucesión de las fincas es crucial para que los esfuerzos de producción continúen a través de las generaciones. Sin embargo, algunos estudios muestran que muchos productores son reacios a heredar sus tierras a sus hijos o nietos, dejándolos sin poder continuar con el cultivo. Además, las familias con experiencia en producción no están motivando a los jóvenes para dedicarse a la caficultura.

Hay varias razones por las cuales las generaciones mayores no están fomentando la caficultura. Una de ellas es que el tamaño de las familias kenianas se está reduciendo. Como resultado, muchas familias están optando por escolarizar a sus hijos, y criarlos en las ciudades. 

A medida que esta generación avanza en edad, tiende a permanecer en las ciudades para conseguir trabajos de cuello y corbata, porque los consideran mejor remunerados, más seguros y limpios. Aquellos que sí consideran la caficultura, deben equilibrar las altas expectativas de conseguir retornos instantáneos con la realidad. Muchos jóvenes no tienen la paciencia suficiente para hacer inversiones a largo plazo. 

Con los precios de venta del café a niveles bajos, o la producción enfrentando los desafíos del cambio climático y de la presión del mercado, muchos sienten que la producción conlleva un alto esfuerzo, pero genera bajas recompensas. 

Otro factor que puede incidir en la poca atracción hacia el sector es que Kenia no es un gran consumidor de café. Menos del cinco por ciento de la producción total del país se consume localmente, lo cual se puede deber a la fuerte cultura del té y a la carencia de un ingreso disponible para lo que se considera como un lujo.

También te puede gustar Las Causas de la Brecha Generacional en la Caficultura de Kenia

Productores kenianos se reúnen en una feria de café en Nyeri, Kenia. Crédito: Peter Wanjohi

Los Pasos a Seguir

Para que la producción de café continúe llevándose a cabo en Kenia, los ciudadanos más jóvenes necesitan educarse sobre los potenciales beneficios de la caficultura, además de recibir apoyo a nivel local y nacional para hacer que esta actividad sea viable en el sentido monetario y práctico. Estas son algunas de las medidas que se están implementando para conseguirlo.

Invertir en Educación

Para abordar la falta de educación que se transmite desde las generaciones más adultas, el Institute of Food Bioresources Technology (Instituto de Tecnología sobre Recursos Biológicos Alimentarios) de la Universidad de Tecnología Dedan Kimathi, ha introducido Certificados y Diplomados en Tecnología del Café y Manejo de Calidad, y un Diplomado en Tecnología y Cata del Café.

La finca de este instituto tiene 75.000 arbustos de café, de variedades SL28, Batian y Ruiru. Esto brinda a los estudiantes experiencia práctica sobre el proceso desde la semilla hasta la taza, y también sobre agronomía, comercio, economía del café, cata y evaluación de calidad. Aquí, los estudiantes investigan continuamente las innovaciones que hay con respecto a las mejores prácticas para mejorar la calidad y el precio en la cadena de valor del café.

Además, han desarrollado un Centro de Tecnología del Café para administrar el procesamiento, empaque, investigación y para realizar capacitaciones. También, producen cafés molidos de tueste medio de alta calidad y café en grano, y han adquirido una planta piloto de empaque de café como parte de su proyecto insignia, Vision 2030. Esto les permitirá agregar valor y fortalecer las capacidades de los participantes involucrados en el desarrollo de la cadena de valor del café. 

Una vez que los estudiantes se gradúan, pueden recibir capacitación adicional (como caficultores y miembros del consejo de administración de las cooperativas) sobre las mejores prácticas en tecnología del café y manejo de calidad a través de cursos cortos personalizados.  La Cooperativa de Café Othaya  es un ejemplo de esto, con 19 pequeños beneficios húmedos y con más de 15.000 miembros que se benefician de talleres sobre administración de fincas y capacitaciones sobre las mejores prácticas en plantas de beneficio húmedo. 

Para abordar los desafíos causados por el aumento en las temperaturas, que hacen a las plantaciones susceptibles a las enfermedades, la institución ha lanzado el proyecto Coffee Productivity (Productividad del Café) en colaboración con el Coffee Research Institute (Instituto de Investigación Sobre el Café). Este proyecto está financiado por la Unión Europea, quien recibe la mayor parte de las importaciones agrícolas de Kenia. Entrega semillas de café a precios subsidiados y promueve variedades resistentes a la roya y las enfermedades de las hojas del café.

Estos esfuerzos están ayudando a abordar la falta de información de las generaciones más jóvenes sobre la producción, además de brindarles orientación y apoyo a quienes probablemente no tienen acceso. También, los ayuda a equiparse con herramientas para mejorar los resultados de las fincas en un tiempo menor. La mayoría de los graduados son atraídos por sociedades de caficultores, comerciantes, distribuidores u operadores de beneficios, ayudándolos a percibir el valor económico de este producto comercial. 

Cerezas de café maduras y verdes en un árbol de café. Crédito: Miguel Regalado

Ayudar a Los Productores a Aumentar Las Cosechas 

Mientras que los esfuerzos mencionados anteriormente ayudan a los futuros caficultores a obtener la educación y herramientas necesarias para lograr el éxito, otros involucrados los están ayudando a comenzar con sus propias fincas. Uno de ellos es la Cooperativa de Caficultores Cirigwa. 

Esta cooperativa consta de dos grupos pequeños de caficultores jóvenes y se fundó en el año 2012. Estos grupos reciben capacitación por parte de una empresa llamada Sustainable Management Services (una subsidiaria de ECOM Agroindustrial Corp.), que busca ayudar a los caficultores a aumentar su rentabilidad y asegurar una mejor calidad y trazabilidad para los compradores en la cadena de suministro.

Esta capacitación los instruye en temas como la poda, la fertilización, la fumigación y la cosecha, y los ayuda a poner estas tareas en práctica mutuamente en las fincas de sus compañeros. Juntos, pueden adquirir insumos, como fertilizantes, para aumentar las cosechas en sus fincas. Después de algún tiempo, también pueden llegar a organizar capacitaciones para otros caficultores sobre estas habilidades. 

Para abordar el problema de la falta de tierra cultivable y de recursos, se ofrecen créditos blandos a los productores, para que puedan invertir en plántulas de café. También, pueden alquilar tierras en conjunto, para formar una finca colectiva, y utilizar las ganancias para comprar su propio terreno o expandir sus fincas existentes.

Desde la introducción del proyecto, la productividad en las fincas cafetaleras involucradas ha aumentado, y según algunos informes, los integrantes han registrado inmensos cambios en términos de calidad y cantidad, se sienten motivados y sus fincas se pueden contar entre las más exitosas del país. Esto ayuda a abordar la falta de motivación entre los caficultores más jóvenes, al ayudarlos a ver resultados reales en menos tiempo.

Una estación de lavado de café en África. Crédito: Nicole Motteux

Organizar Intervenciones Nacionales

Si bien, los esfuerzos individuales son necesarios para atraer a los jóvenes kenianos para que regresen al café, se necesita apoyo a nivel nacional para hacer que ocurran cambios duraderos. En 2016, el presidente keniano Uhuru Kenyatta formó la Task Force on Coffee Reforms (Equipo de Trabajo Sobre Las Reformas Del Café), la cual presentó hallazgos y recomendaciones sobre la caficultura, que se implementarán más adelante. 

Estos cambios propuestos se incorporarían en el Crop Act del año 2013 y en la temporada 2020/21. Su objetivo es abordar los altos costos asociados con entrar a la producción de café en el país y busca conseguir que los productores conserven hasta el 80% de los ingresos brutos. Esto podría motivar a los caficultores a incrementar la calidad y cantidad de las plantas, al igual que a atraer a más jóvenes a la industria.

De acuerdo a las leyes, “las tarifas de las sociedades cooperativas hacia los productores por el despulpado, los gastos de la fábrica, transporte, beneficio, almacenamiento,corretaje y otros gastos deberán ser, según el presupuesto de las sociedades, no mayor al 20% de las ganancias brutas de las ventas del café”.

Para asegurar que haya responsabilidad y respaldos escritos, el gobierno introducirá cuatro permisos, incluyendo unos para los semilleros, el despulpado, los beneficios y el tueste. Además, habrá permisos enfocados directamente en los jóvenes.

Según el senador de Nyeri, Ephraim Maina, “Las leyes son bienvenidas y debemos asegurarnos de que no se siga explotando al caficultor. Debemos volver al antiguo sistema donde los oficiales de extensión agrícola guiaban a los caficultores para mantener las mejores prácticas agrícolas. También, se debe fortalecer a las cooperativas”.

Construyendo camas elevadas en un beneficio en África. Crédito: Nicole Motteux

Conclusión

Involucrar a los jóvenes en la producción de café requerirá que las organizaciones locales, los caficultores y los líderes aborden el problema directamente. Esto significa que los productores con experiencia deberían involucrarse en instruir a los jóvenes, y que el gobierno, las agencias y los departamentos deberían interesarse en las iniciativas de desarrollo para las nuevas generaciones. 

Ceder tierras cultivables a los jóvenes y asesorarlos sobre cómo operar en el sector ofrecerá beneficios para todos. Además, los servicios de divulgación, talleres, seminarios y foros, al igual que los préstamos por adelantado y subsidios pueden beneficiar a las personas de esta generación. 

Como afirma la empresaria keniana Vava Angwenyi, “cuando estás tratando con un producto tan volátil, queremos que [los productores jóvenes] se empoderen del producto. La industria necesita más líderes radicales. Quizás esto venga con la siguiente generación. Al menos, esto es a lo que estamos apostando y por eso estamos invirtiendo en programas para jóvenes”.

La mayoría de los esfuerzos mencionados anteriormente hasta ahora se está comenzando a implementar y el tiempo nos dirá cuán exitosos serán, pero los resultados iniciales están dando indicios de éxito.

¿Disfrutaste este artículo? Entonces lee ¿Cómo Pueden Los Caficultores Adaptarse al Cambio Climático?

Escrito por Peter Gakuo. Crédito de la foto principal: Construcción de camas elevadas en un beneficio. Crédito de la foto principal: Nicole Motteux

Traducido por Tati Calderón. Traducción editada por María José Parra.

 PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete Aquí!

Print Friendly, PDF & Email