Coffee News: from Seed to Cup

5 Cosas Diferentes al Café Que Aprendes Observando a un Barista

,

¿Alguna vez te deslumbró la atención a los detalles, la omnipresencia en la tienda de café, la habilidad constante de realizar muchas tareas a la vez o la calma natural cuando está bajo presión de tu barista favorito? 

¿Te intriga saber lo que lo convierte en el barista increíble que es o lo que se necesita para convertirte en uno de ellos?

Pregúnta a cualquier barista y te dirá: su trabajo nunca tiene que ver sólo con preparar café. Es un trabajo que se basa en un código especial. Requiere una ética de trabajo específica, una que en su esencia implica el cultivo de habilidades inestimables y transmisibles que duran toda la vida. En resumen, ser un barista es un estilo de vida.

Read this in English 5 Things You Learn from Shadowing a Barista That AREN’T About Coffee

Barista detrás de la barra en Toma Café en Madrid. Crédito: Fernando Pocasangre

Yo solía trabajar en una tienda de café sin fines de lucro, donde ofrecíamos pasantías y capacitación laboral. Y aunque nos alegraba a ver muchos de nuestros aprendices convertirse en profesionales del café, muchos otros terminaron en ámbitos completamente diferentes. ¿El tiempo que pasaron en nuestra tienda fue un error? ¿Un paso equivocado en el camino hacia un empleo significativo?

¡Absolutamente no! Obtuvieron esos trabajos gracias a esas habilidades insustituibles que aprendieron cuando preparaban café.

Sigue leyendo para descubrir las virtudes claves de un barista, y lo que podrías aprender si observas a uno durante los horarios mágicos, cuando el servicio es intenso.

También te puede gustar: Baristas: ¿Cuáles Son Sus Opciones de Desarrollo Profesional?

5 Razones Para Observar a un Barista

1. Paciencia

La paciencia es una virtud, especialmente si eres barista.

El café preparado con prisa siempre equivale a un mal café y nadie se beneficia de un barista apurado. Ni el café, ni sus colegas, ni el propietario del negocio y mucho menos el cliente. 

Como barista, la única habilidad más importante que puedes adquirir es ser paciente y mantener la calma. Esta habilidad mejorará la eficiencia de tu flujo de trabajo. Regirá cómo te desempeñas en casi todas las situaciones.

Aprender a ser paciente te permitirá mantener la calma cuando haya presión, como por ejemplo, cuando hay una fila hasta la puerta y una pila de pedidos. Es lo que nos ayuda a desarrollar los ritmos y evitar sentirnos complacidos. Es lo que nos mantiene con los pies en la tierra lo suficiente para evitar errores o resolverlos como corresponde cuando surgen inevitablemente. Es la clave de esa extracción perfecta, esa leche perfectamente texturizada, esa rosetta perfecta, sin mencionar a ese cliente que recibe un servicio perfecto o ese puesto de trabajo perfectamente limpio: es la clave para una taza perfecta.

Usar una de estas te ayudará mucho más que el café. Crédito: Tyler Nix

2. Resolución de Problemas

Con frecuencia, ser un barista puede parecer un ejercicio de resolución de problemas. Y poco sabías de la gran cantidad de pequeños detalles y elementos que conforman el proceso detrás de tu café.

Inevitablemente, esto significa que puede haber un margen de error despiadado. El calor, la sequedad, la humedad y la temperatura del aire (para dar unos ejemplos) pueden destruir tus granos de café. Esto, a su vez, afectará la molienda y la dosificación que, si no se controla bien, tendrá un impacto en la extracción y, por lo tanto, en el sabor del primer shot.

Tal vez aciertes en la molienda y la dosis, pero después te equivoques al apisonar. O, al intentar colocar tu portafiltro en el grupo de manera apresurada, lo golpees en el costado de tu máquina y provoques una grieta en tu disco de espresso, que dará como resultado una canalización en el shot y un café terriblemente subextraído. ¡Horrible!  

Quizás el lote de café que está en tu tolva esté demasiado fresco y aún libere calor (en un período posterior al tueste en el que se liberan gases de los granos). Tal vez, tu vara de vapor no haya sido depurada correctamente y se obstruya, recubriendo tu máquina (¡y a veces incluso a un cliente!) de leche.

Sin importar lo que ocurra, debes descubrir por qué sucedió, arreglarlo y asegurarte de que no vuelva a pasar nunca más.

Así que no es de extrañar que los baristas experimentados tengan poderes de observación y pensamiento lógico muy desarrollados. La diferencia entre un café perfecto y uno promedio, olvidable o simplemente malo, en el filo de la navaja, es cuando el barista está concentrado en la actividad.

También te puede gustar ¿Cuánto Tiempo Debe Durar la Capacitación de Tus Baristas?

Si algo sale mal, ¿puedes descubrir qué es? Resolución de problemas: una de las habilidades más valiosas del barista. Crédito: Neil Soque

3. Comunidad

Aunque aprender a ser barista puede tratarse de crecimiento personal, la excelencia personal y la ambición, también dependen en gran parte de una comunidad con una base sólida. Ya sea entre tus colegas y pares, tus clientes habituales o el mundo del café (local o global), ser barista tiene que ver con el trabajo en equipo y la comunicación.

De la misma manera, también debería estar relacionado con ayudar a la comunidad. El espacio agradable y acogedor que quieres crear en tu tienda de café debe llegar más allá de la puerta principal. Como barista, te conectas a las personas y brindan la pieza central alrededor de la que se conectan las personas, pero también eres un vínculo valioso en una cadena de producción y progreso conectada. El trabajo detrás de la barra y en la tienda de café conecta a un cliente con un barista, un tostador, un importador y un caficultor.

Forjar buenas relaciones es la base de la industria del café en cada nivel. Una vez que te das cuenta de esto, empiezas a ver el cuadro completo detrás de tu taza. Es un mosaico de una comunidad, compuesto por muchas piezas pequeñas e igualmente importantes, que conforman una única imagen hermosa y “cafeinada”.

Nunca subestimes lo que aprendes cuando trabajas en una tienda de café. Crédito: Donovan Valdivia

4. Pasión

Contrariamente a lo que sugieren las películas y la televisión, no todos los baristas son estudiantes de arte en dificultad que “solo preparan café” como un trabajo extra (lo cual es irónico, porque yo fui estudiante de arte). Una cosa es cierta y, presumiblemente, si llegaste a esta página, ya lo habrás notado: el café puede ser un asunto serio.

Los baristas serios tienen una gran pasión por lo que hacen. Siempre se esfuerzan para alcanzar la excelencia y la perfección en su oficio, trabajando con una atención al detalle extrema y, muchas veces, expectativas demasiado altas. Por ejemplo, en muchas tiendas de café es una práctica estándar volver a hacer una bebida si tiene 2 gr más o menos de lo que establece la receta. ¿Y el arte latte en tu bebida que dura un par de segundos? No es simplemente un detalle efímero, sino un gesto estético y único de un artesano dedicado y apasionado. Puedes estar seguro de que el barista que creó ese hermoso café para ti, pasó muchas, muchas horas practicando y desperdiciando un montón de leche para darte ese momento especial.

Los baristas sienten una enorme cantidad de orgullo y responsabilidad por su ambiente de trabajo, entendiendo que, para muchos, el café es importante como santuario y ritual, así como su sabor y como dosis de cafeína. Los baristas quieren que tu café sea una experiencia y lo que los incentiva a hacer que cada parte del café sea perfecto es la pasión.

Y cuando las puertas de la tienda de café están cerradas, siempre hay más experimentos para hacer. Más equipos para probar, más técnicas para investigar.

El trabajo del barista nunca termina.

Olvídate del profesional del café, un barista es un profesional en todos los sentidos de la palabra. Crédito: Neil Soque

5. Compartir

Como barista, tienes la responsabilidad de mostrarle a alguien lo que sabes, porque alguien te mostró lo que sabe”.

Benjamin Put, campeón de barismo de Canadá desde 2013 hasta 2017 y tercero en el Campeonato Mundial de Baristas en 2015 y 2016.

Ser parte de la industria del café especial es, en muchos aspectos, algo único y maravilloso. Sigue elevando el estatus del café como materia prima a algo inestimable, precioso y hermoso; y lo hace a través de una comunidad global en la que se apoyan mutuamente personas curiosas y apasionadas. En el centro de la sostenibilidad de nuestra bebida favorita está la transmisión de conocimientos de un barista a otro.  

Ser barista no tiene que ver solamente con el crecimiento personal, y tampoco con guardar los secretos de la preparación del café. Más bien, tiene que ver con enseñar e incentivar a los otros para crecer. Tiene que ver con transmitirles parte de la pasión y las virtudes de las que nos sentimos orgullosos. Asumir la responsabilidad por el crecimiento de otros es fomentar el deseo de que tu trabajo sea longevo y, en el caso del barista, todos queremos lo mismo: ayudar a que el café crezca y mejore.

Los baristas tienen mucho para compartir y la importancia de cómo y dónde compartimos nuestros conocimientos es lo que mantiene viva y exitosa nuestra industria. 

Observar a tus baristas favoritos en acción podría tener beneficios prácticos, positivos y trascendentales para tu vida. Después de todo, la paciencia, el pensamiento lateral, la comunicación y la pasión tal vez no sean exclusivamente de los baristas, ¡pero nos ayudan a preparar un mejor café!

Pregunta en la tienda de café de tu zona si puedes seguir a un barista y cuéntanos qué aprendiste en los comentarios de Facebook e Instagram.

¿Disfrutaste este artículo? Lee 5 Cosas Que Nadie Te Dice Sobre Ser un Barista en un Café Concurrido 

Escrito por J. Albers.

Traducido por Laura Fornero. Traducción editada por María José Parra.

PDG Español

¿Quieres leer más artículos como este? ¡Suscríbete Aquí!

Print Friendly, PDF & Email