Coffee News: from Seed to Cup

Cultivo de Café: Cómo Mejorar la Calidad Del Suelo

,

Cultivar cafetos fuertes y saludables implica equilibrar varios elementos: sol, agua, viento y nutrientes presentes en el suelo. Sin embargo, cuando se trata de la calidad del suelo, hay muchas ideas equivocadas.

Un suelo saludable es un aspecto fundamental de la producción del cafeto y, como productor que busca obtener la máxima calidad y cantidad de su cosecha, no puedes darte el lujo de ignorarlo.

Para asegurarte de que obtengas los mejores resultados posibles de tus esfuerzos en las labores agrícolas, necesitas garantizar que haya nutrientes específicos en el suelo en las cantidades correctas. Aquí te explico cuáles son estos nutrientes, cómo pueden incidir en la calidad de tu suelo y cómo evitar errores que podrían tener un efecto negativo en tu producción de café.

Read this in English Coffee Farming Guide: How to Improve Soil Quality

Cafetos saludables en Minas Gerais, Brasil. Crédito: Alessandro Marcos, Coopervitae

La Importancia de Los Macro y Micronutrientes

Se requieren 17 elementos esenciales que para que un cafeto se desarrolle exitosamente. La falta de uno de ellos puede tener un impacto negativo en el desarrollo y la producción de la planta.

Los cafetos reciben carbono, hidrógeno y oxígeno del aire y el agua que los rodea; y reciben nitrógeno, potasio, fósforo, calcio, magnesio y azufre del suelo en el que están plantados. Estos nueve elementos se llaman macronutrientes y son necesarios en grandes cantidades para que un cafeto prospere.  

Los cafetos también necesitan algunos micronutrientes, pero en cantidades mucho más pequeñas. Estos incluyen hierro, zinc, cobre, manganeso, boro, cloruro y molibdeno. Además, algunas plantas requieren níquel. 

También te puede gustar Guía Para el Productor: Manejo de Suelos y Condiciones de Cultivo

Cerezas de café madurando en la rama. Crédito: Alessandro Marcos, Coopervitae

Crea el pH Perfecto Para el Crecimiento Del Café

Un cafeto saludable necesita más que solo nutrientes. Su acidez también debe estar a un nivel pH óptimo, que es entre 4.9 – 5.6 pH. En este rango, la planta tiene mayor capacidad de absorber los nutrientes y esto da como resultado más cerezas de café y menos problemas relacionados con plagas y enfermedades.

Si tu suelo es demasiado ácido, puedes neutralizarlo agregando cal calcítica, o cal dolomítica si también le falta magnesio. Un nivel bajo de acidez también puede ser un problema y generalmente se equilibra mediante una fertilización frecuente.

Cafetales en Nova Resende, Brasil. Crédito: Alessandro Marcos, Coopervitae

Crea Las Condiciones Del Suelo Ideales

El profesor João Batista Pavesi Simão del Instituto Federal do Espírito Santo de Brasil ha estado llevando a cabo investigaciones aplicadas al café desde 2005. Él atribuye gran parte del éxito de Brasil como país productor de café a sus análisis de las propiedades del suelo y de los factores como la física, química y biología de las partículas.

”Un suelo apto para el cultivo del café debe ser profundo, un poco más de 1,5 metros, libre de impedimentos como piedras…poroso y con una densidad de 1,5 gramos por centímetro cúbico”, me dice. 

La cantidad de agua que recibe el suelo es igual de importante. Las plantas absorben tanto el agua como los nutrientes a través de sus raíces, así que demasiada agua o muy poca puede ser dañina. Es importante que haya un drenaje adecuado y esto cambiará según la textura del suelo. La textura ideal para una producción de café exitosa es una combinación de arena y limo, con la adición de un poco de arcilla. 

Finca en las montañas de Espírito Santo, Brasil. Crédito: Ivan Laranjeira Petrich

Cómo Usar Fertilizantes Para el Cultivo Del Café

Si bien es cierto que agregar fertilizantes al suelo beneficiará a la mayoría de las plantas, si no se sabe lo que falta en el suelo, elegir el tipo y el volumen de fertilizante correctos es difícil. Por ejemplo, un cafeto requerirá de nitrógeno para llevar a cabo la fotosíntesis.

Sin embargo, si recibe demasiado, necesitará más fósforo, calcio y potasio para compensar. Esto, a su vez, puede provocar que la planta desarrolle niveles de cafeína anormalmente altos. No existe una buena manera de aplicar medidas correctivas sin saber, en primer lugar, lo qué estás enfrentando.

El productor Alessandro Marcos con un cafeto en su finca en el sur de Minas Gerais, Brasil. Crédito: Alessandro Marcos, Coopervitae

Cómo Analizar El Contenido de tu Suelo

Entonces, ¿cómo puedes averiguar más sobre la calidad de tu suelo?

Si bien, podrías adoptar la posición del “esperemos y se verá”, para cuando la deficiencia sea evidente, podría ser un caso de muy poco y muy tarde, por lo menos para esa cosecha. Si primero no analizas tu suelo, no hay forma de saber qué nutrientes faltan o qué se necesita corregir. 

Según el profesor Simão, es mejor consultar regularmente con un agrónomo profesional o enviar muestras del suelo para que las analice un laboratorio respetable o el departamento agrícola de una universidad de la zona. Aunque esto puede tener un costo, el beneficio que se obtiene a cambio de la inversión hace que valga la pena.

La Asociación de Cafés Especiales menciona también que, “algunos agrónomos recomiendan analizar tanto los suelos como el tejido foliar varias veces durante el año para garantizar un manejo de nutrientes exacto”. 

Sin embargo, aunque el monitoreo de los nutrientes del suelo no es una actividad que puedes hacer tú mismo, puedes controlar fácilmente el pH del suelo de tu finca usando tiras para medir el pH o un medidor de pH portátil. Dado que las medidas correctivas de acidez/alcalinidad son, en el mejor de los casos, semipermanentes, es recomendable hacerlo al menos una vez por año en cada plantación que se usa para la producción del café. Además, es una buena idea hacer pruebas antes de plantar en un área nueva, para que puedas tratar el suelo de forma preventiva, si es necesario.

Una vez que hayas realizado un análisis más profundo, sin duda recibirás recomendaciones profesionales sobre diferentes técnicas de fertilización que se pueden poner en práctica en etapas diferentes del ciclo de vida de una planta.

Para las producciones y las cosechas que mejoran año tras año, el profesor Simão aconseja que las fincas “registren datos anualmente y establezcan procedimientos correctivos y de fertilización”.

Sítio Prata en Nova Resende, Minas Gerais, Brasil. Crédito: Alessandro Marcos, Coopervitae

Existen muchas variables que afectan la salud de un cafeto. Crear las condiciones del suelo ideales para el crecimiento debería dar como resultado cerezas de café más grandes y más dulces, que tienen el potencial de obtener puntajes de cata más altos y mejores precios de mercado.

El monitoreo del pH de tu suelo y el trabajo junto con un agrónomo te permitirán cosechar los beneficios de las buenas prácticas de manejo del suelo, lo cual beneficiará tu cultivo durante mucho tiempo. 

¿Disfrutaste este artículo? Lee Café de Calidad y Sostenibilidad Ambiental: ¿Cómo Lograrlos?

Escrito por Raphael Jonsson Oliveira. Todas las citas del professor Simão fueron traducidas del portugués por el autor. Crédito de imagen principal: Alessandro Marcos, Coopervitae

Traducido por Laura Fornero. Traducción editada por María José Parra.

Ten en cuenta: antes de implementar los consejos de este artículo, recomendamos consultar también con un experto técnico, ya que las diferencias climáticas, el tipo de suelo, las variedades, los métodos de procesamiento, entre otros factores pueden afectar las mejores prácticas de producción y procesamiento.

PDG Español

¿Quieres Seguir Leyendo Artículos Como Este? ¡Suscríbete Aquí!

Print Friendly, PDF & Email