Coffee News: from Seed to Cup

¿Precios Justos? Entendiendo Los Datos de Transparencia Del Café

,

Cada vez es más común ver a los consumidores, tostadores y tiendas de café exigir mayor transparencia en la industria del café. Los importadores y exportadores de café verde están respondiendo con mejor información, la cual asigna números a las ideas abstractas de integridad.

Sin embargo, dado que no existen criterios o agentes estandarizados en la cadena de suministro, puede ser difícil interpretar la información y los datos sobre la transparencia. Por esta razón, es fácil para algunas empresas manipular e incluso “embellecer” sus aportes.

Muchas veces, los datos que no se comparten son más importantes que los que se comparten. Si no se conoce el contexto completo, no es posible llegar una comprensión precisa. Algo que parece positivo, justo y ético tal vez no sea o sea menos impresionante de cómo se presenta.

Sigue leyendo para descubrir más sobre cómo los datos de la transparencia pueden ser presentados de forma selectiva y cómo protegerse contra afirmaciones falsas.

Read this in English What’s a Fair Price For Coffee? Interpreting Transparency Data

La vista a una montaña desde una finca de café en El Salvador. Crédito: Fernando Pocasangre

La Importancia Del Contexto

Los datos de transparencia siempre deberían estar contextualizados, por ejemplo, con puntos de referencia y promedios. Es necesario presentarlos con suficiente información para entender qué representan realmente y esta información debe ser lo suficientemente específica para poder compararla con otros datos. 

Sin el contexto, es fácil presentar información de una forma engañosa. Veamos un ejemplo:

“Yo pago USD 3/lb, tres veces más que el precio comercial del café verde, por lo tanto, ¡IMPACTO!”

Esta es una versión parafraseada de una declaración de un tostador que vi hace poco en una publicación en las redes sociales. Probablemente obtuvo muchos ‘me gusta’, algunos seguidores y la credibilidad como negocio ético. Sin embargo, la declaración excluye casi todo el contexto necesario para ser significativa.

Por ejemplo, ¿en qué estado estaba el café cuando el tostador lo compró y dónde lo compró? USD 3 como precio en la finca por el café pergamino sería un valor muy bueno en gran parte de los países productores de café. Si el escritor estuviera hablando del precio en la finca, esta declaración sería admirable.

Pero luego de investigar un poco, descubrí que el precio que se mencionó era el precio FOB (Franco a Bordo, por sus siglas en inglés) que se pagó al exportador. El FOB incluye cualquier costo de transporte por tierra desde los beneficios o bodegas hasta el puerto de origen. Esto no brinda ninguna información sobre el precio en la finca (el valor neto del producto cuando sale de la finca).

Además, si bien USD 3/lb es tres veces más que el precio C, la estadística que se compartió en las redes sociales hace referencia al café de Costa Rica. El café costarricense de grado comercial se está comercializando a un valor equivalente al precio C + USD 0,84. Basándose en el precio C al momento de escribir este artículo (USD 0,93), los cafés costarricenses de calidad básica se comercializan a USD 1,77.

Entonces, USD 3 no es tres veces más que el precio base local, sino que es el 69% más. Por supuesto, no es malo, pero no es tan bueno como parece. Considerando que la publicación hacía referencia a un microlote de grado especial, USD 3 es un precio justo, pero no supera el precio promedio.

También te puede gustar Glosario de Términos de Contrato para el Comprador de Café

Un productor en El Salvador muestra un cafeto con cerezas maduras. Crédito: Fernando Pocasangre

Considera Quién se Beneficia

Siguiendo con el ejemplo de la publicación en las redes sociales, es importante considerar a quién pagó el tostador los USD 3.

¿Ese dinero llegó al importador? Los tostadores deben pagar a los importadores más para que los importadores paguen más a los exportadores, quienes podrían pagar más a los caficultores. Pero no está garantizado que cada uno de estos protagonistas pague más al otro. Entonces, cuando un tostador paga por encima del promedio, es un buen primer paso, pero no se lo debería interpretar como un impacto social o una justicia económica.

¿El tostador pagó a un exportador? De nuevo, este es un paso en la dirección correcta, pero no es necesariamente un indicativo de una cadena de suministro ética. El exportador quizás no conozca o no lleve un registro de los precios pagados a los caficultores. Además, el exportador puede o no compartirlos con el tostador, así que es imposible saber cuánto recibe el productor.

No hay nada de intrínsecamente malo en pagar a importadores y exportadores. Trabajar con ellos podría ser la manera más eficiente de obtener el café de los productores y, por lo tanto, el método que deja a los productores la ganancia más alta al final.

Pero sin la transparencia en cuanto al precio que se paga en cada transacción, no existe legitimidad de una declaración de comportamiento ético o impacto social. Es un poco como jactarse de separar tu basura y reciclar en una zona donde, de todos modos, termina todo junto en un vertedero. Sí, cumpliste tu parte, pero esto no tuvo un verdadero impacto.

También te puede gustar ¿Cómo Se Compra Y Vende El Café Verde?

Un saco de cerezas maduras. Crédito: Fernando Pocasangre

Las Transacciones de Productor a Tostador Quizás No Sean Las Más Beneficiosas

Tal vez el tostador pagó los USD 3 directamente al productor. Pero esto también suscita interrogantes. ¿Cómo gestionó el tostador la transacción con el caficultor? ¿Qué producto compró el tostador, pergamino o cerezas? Y, en relación con la cosecha y el envío, ¿cuándo se pagó al caficultor? ¿Se le pagó en una transacción y cuánto tiempo antes de la entrega se comprometió el tostador a comprar el café?

Veamos más de cerca los problemas de cada uno de estos puntos. 

También te puede gustar La Importancia en la Transparencia del Precio del Café Verde

Camas africanas para el secado en Fazendas Klem, Luisburgo, Brasil. Crédito: Nicholas Yamada

  • Comprar Café Como FOB a un Productor Exportador

Tal vez comprar café directamente de un productor sea el método que le da la posibilidad de recibir un mayor ingreso. Pero un productor que está en una posición de gestionar y financiar una exportación, producir suficiente café para exportar y esperar que un tostador pague por ese café no es un pequeño productor marginado. Ayudar a los productores de este nivel y permitirles mejorar sus márgenes de ganancia no está mal, pero no se está sacando a alguien de la pobreza y sería una acción deshonesta declarar que se trata de un impacto social significativo.

Un productor que se vale de este método podría recibir un precio más alto que si hubiera vendido café pergamino a un intermediario, pero también gasta mucho tiempo y dinero en llevarlo al FOB, así que, en realidad, al final podría recibir ganancias menores. No puedes comparar este precio con el precio que pagaste a un productor por un pergamino en la finca, el cual no incluye los costos de empaque y logística.

¿Es mejor que tu dinero vaya a un productor que gastará USD 1/lb en logística y terminará con una ganancia de USD 0,20? ¿O darlo a un exportador que gastará USD 0,30 en logística, se quedará con USD 0,20 y permitirá que el productor obtenga una ganancia de USD 0,70? ¿El objetivo es tener transacciones directas con el productor o usar el método que le genere el ingreso más justo?

También te puede gustar ¿Qué Significa Realmente el “Comercio Directo”?

Cafetales en las montañas de Espírito Santo, Brasil. Crédito: Ivan Laranjeira Petrich

  • Pergamino o Cerezas

Es importante entender qué producto del café se está comprando y vendiendo cuando hablamos de precios. Dependiendo de la calidad y de otros factores, el café verde limpio representa alrededor del 70-80% del peso del café pergamino. Entonces, cuando hablamos de qué parte de la cantidad que se pagó por libra de café verde llegó al caficultor, esta cifra puede variar según el factor de rendimiento entre del pergamino con respecto al café verde, como la preparación para la clasificación por tamaño con malla y la tolerancia a los defectos.

En otra publicación en las redes sociales, un importador declaraba que pagó a un productor en Colombia 1 millón de pesos colombianos (aproximadamente 315 USD) por carga de cerezas. Publicar las cifras parece admirablemente transparente, pero, ¿cuántos de sus clientes tostadores en Europa entienden si se trata de un buen precio o no? En realidad, la declaración es compleja y confusa, incluso para alguien que conoce la moneda colombiana y la terminología cafetera local.

Vale la pena aclarar, en primer lugar, que una carga equivale a 125 kg. En la industria del café, esta medida se usa generalmente con el pergamino, tanto húmedo como seco. Pero la publicación mencionaba las cerezas. ¿Se pagó este precio por 125 kg de cerezas frescas? Eso equivaldría a más de USD 7/lb de granos verdes, que es un precio excepcional.

En los comentarios de la publicación, alguien pidió una aclaración. Resulta que el caficultor recibió este precio dividido por 5.13, una conversión creíble del peso de la cereza al peso del pergamino.

Entonces, aunque la compra de la cereza se realizó mediante la operación local del importador para procesarla, el precio que compartieron se pagó por la unidad de pergamino seco que la cereza podría haber representado razonablemente. 

¿Pero quién podría saberlo al leer la publicación? ¿El importador esperaba que la gente lo comprendiera o solamente que apreciara el hecho de que están compartiendo las cifras? De cualquier manera, sigue siendo un muy buen precio para los estándares locales.

Cerezas de café orgánico maduras en Fazendas Klem, Luisburgo, Brasil. Crédito: Nicholas Yamada

Además, la moneda representa un problema. Al momento de escribir esta publicación, USD 1 equivalía a 3250 pesos colombianos aproximadamente. La tasa de cambio varía, pero el costo de vida local es bastante consistente a corto plazo. Así que, el momento en que se vendió el café podría marcar una gran diferencia en cuán bueno fue el precio con respecto a la calidad de vida que puede permitirse el productor con ese precio. La mayoría de nosotros entendió esto y puede hacer los cálculos sin mucha dificultad, ¿pero cuántas personas que navegan en Instagram se tomarían el tiempo para hacerlo?

En general, suponemos que, si una empresa publica información, debe ser algo ético y positivo y se está comportando con integridad. Pero deberíamos tener cuidado al analizar los datos antes de aceptar la idea de que una empresa esté generando un impacto social significativo.

Secando café en Minas Gerais, Brasil. Crédito: Ivan Laranjeira Petrich

La Consistencia y el Impacto a Largo Plazo

Quizás un importador o un tostador pague un precio por encima del promedio, ¿pero es un hecho aislado? Es engañoso promocionar el aspecto ético de pagar un precio superior si es solo para una cantidad pequeña o una única ocasión. Es poco probable que estas transacciones beneficien al productor de una forma significativa.

Si un tostador compra tres o cinco sacos a un precio realmente bueno, pero el resto de la cosecha se vende al precio comercial, casi no hay un impacto económico real. Este suele ser el caso con las subastas competitivas. Los lotes de la competencia representan generalmente una porción pequeña de la cosecha del caficultor y casi siempre hay un ganador diferente.

Además, deberíamos considerar cuándo se pagó al caficultor. ¿Se pagó al productor el precio publicado al momento de entregar el pergamino seco? ¿O tuvo que dejar el pergamino en un depósito y pedir un préstamo con intereses altos para cubrir el vacío económico? ¿O se le pagó el precio comercial del día y luego le llega el premio unos meses después, cuando un tostador lo paga?

La estructura de pago puede marcar una diferencia enorme en cuánto significa realmente un precio para un productor. Si está obligado a pedir préstamos con intereses muy elevados mientras espera recibir el pago, esto podría anular por completo el valor del premio.

Un productor seca café sobre camas elevadas en una finca en Honduras.

Cómo Protegerte Contra la Transparencia Selectiva

Es fácil volverse cínico y desanimarse cuando se empiezan a analizar los datos de transparencia. Pero no te desalientes ni desprecies cualquier mensaje que parezca positivo por considerarlo deshonesto. En cambio, investiga los hechos detrás de las declaraciones públicas.

Lee los comentarios y los artículos de quienes están a favor y quienes están en contra y considera sus argumentos. Por ejemplo, hay decenas de artículos y estudios académicos sobre las ventajas y desventajas del comercio directo. Léelos y considera si te sientes cómodo comprando el café que sigue este modelo. Estar mejor informado te puede ayudar a entender mejor las declaraciones de transparencia que parecen ser positivas y tomar mejores decisiones de compra.

Comprar café es una responsabilidad importante y tu decisión puede afectar dramáticamente las vidas de familias de todo el mundo. Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de educarse sobre las complejidades y las dinámicas de la cadena de suministro para saber qué preguntar.

Debemos comprender en profundidad la información que se comparte e identificar lo que no se comparte. Si nos convertimos en consumidores más conscientes, estaremos contribuyendo a la sostenibilidad holística de la cadena de suministro del café, desde los microorganismos del suelo hasta los sorbetes reutilizables.

¿Disfrutaste este artículo? Lee ¿Cuánto Deberíamos Pagar Por El Café Verde?

Escrito por Karl Wienhold de Cedro Alto.

Traducido por Laura Fornero. Traducción editada por María José Parra.

PDG Español

¿Quieres seguir leyendo artículos como este? ¡Suscríbete aquí!

Print Friendly, PDF & Email