Coffee News: from Seed to Cup

¿Qué Deberíamos Haber Aprendido de La Crisis Del Café de 2001?

Cuando el precio internacional del café (o Precio C) cayó en agosto por debajo de USD 1 por libra, muchos se alarmaron. Incluso fuera de la industria, la caída aparecía en los titulares. Y por un motivo válido. El 20 de septiembre, el precio alcanzó el nivel más bajo en 12 años y el impacto podría ser devastador.

Se indicaron como factores que contribuyeron a la crisis financiera la cosecha masiva en Brasil y la devaluación del real brasileño, pero la caída en picada de los precios resaltó una realidad que la industria ya conocía. El café no es económicamente sostenible. O al menos no para los productores.

No es la primera vez que los precios del café caen y las adversidades profundas que esto implica afectan gravemente a las comunidades productoras. En 2001, los precios bajaron a USD 0,50 por libra. Aprende más sobre lo que esto significó y cómo la industria falló en introducir mejoras desde entonces.

Read this in English: What Should We Have Learned From The 2001 Coffee Price Crisis?  

finca cafeteraVista desde una finca en las montañas de Espírito Santo, Brasil. Crédito: Ivan Laranjeira Petrich

Entendiendo El Precio Del Café

En los años 80, el precio promedio del café era USD 1,20 USD por libra. En septiembre de 2001, era de USD 0,41 por libra y fue el más bajo en términos reales en 100 años. Fue parte de una caída que duraría cuatro años.

Lo que ocurrió en aquellos cuatro años puede parecer un simple desequilibrio entre la oferta y la demanda. La situación que causó la caída de los precios en 2001 no era muy diferente de lo que está ocurriendo hoy. Durante ese año, la rápida expansión en Vietnam y Brasil junto con un exceso de cosecha de buena calidad provocaron un superávit de café.

Pero detrás de esto está el sector financiero. Mientras los caficultores sufren una verdadera calamidad con cada centavo que baja, los comerciantes obtienen ganancias sustanciosas.

Esto ocurre debido a fallas fundamentales en el mercado del café. En pocas palabras, el Precio C es un modo complejo para comerciar café que genera grandes desigualdades.  

Muchos factores, incluyendo a la especulación, influyen sobre el Precio C, el cual fija las bases para las negociaciones con los productores. Pero los costos de producción de un caficultor no tienen nada que ver con las fluctuaciones del Precio C y, por lo general, los productores tienen márgenes de ganancia muy pequeños. Una caída del Precio C puede significar que el caficultor no está consiguiendo su pequeña ganancia habitual, sino que, en realidad, está perdiendo.

También te puede gustar Coffee Barometer: Es Tiempo de Hablar Menos y Tomar Acción

cerezas verdes de cafeCerezas de café en Guatemala. Crédito: Julio Guevara

¿Por Qué Son Tan Vulnerables Los Pequeños Productores?

Los pequeños caficultores son particularmente vulnerables por varias razones. A pequeña escala, simplemente todo es más costoso. Los caficultores independientes no tienen el mismo poder adquisitivo que las fincas industriales. También es más difícil obtener financiamientos, lo cual implica que los productores no pueden simplemente conseguir un préstamo para pagar las inversiones en la finca cuando sus ingresos son bajos y pagarlo cuando los precios del café aumenten de nuevo.  

Además, el Precio C es en USD, pero los gastos de los productores son a menudo en la moneda local. Una moneda local fuerte o una tasa de cambio inestable pueden tener un impacto negativo enorme.

Para los pequeños productores, la incertidumbre en el precio dificulta la inversión en infraestructura, que mejoraría la calidad y la producción de sus cultivos. La situación se vuelve muy compleja. En los países donde el café representa más de la mitad de los ingresos por exportación, la fluctuación en el Precio C puede tener un impacto devastador.   

Además, debemos considerar los contratos de futuros, en los que las partes llegan al acuerdo de comprar y vender una cantidad de café en el futuro por el Precio C actual. Si bien esto no es algo malo (puede proteger de la fluctuación de precios), ICE fija un contrato de futuros a 17 000 kilogramos (37 500 libras) de café verde. Esto es mucho más de lo que pueden producir anualmente muchos pequeños caficultores, y, por lo tanto, los excluye de este mercado.

cafetalesFinca de café colombiana situada en Ibagué. Crédito: Angie Molina

Los Contratos De Futuros Y El Problema De La Oferta Y La Demanda

En palabras simples, los contratos de futuros están diseñados para garantizar la estabilidad de los precios en un mercado volátil, pero solo las grandes empresas pueden acceder a ellos. Y estos contratos también afectan el precio al que se comercializa el café.

El precio de un contrato a futuro está basado en muchos factores, incluyendo la oferta y la demanda. El problema es que la especulación, es decir, comerciantes que compran y venden café por ganancias a corto plazo, en lugar de usarlo; pueden desequilibrar la oferta y la demanda. Y entonces, los precios se alejan mucho de los costos reales de producción.

Lo que esto significa, en términos más simples, es que los compradores tienen la ventaja de tener precios fijos, pero a los pequeños productores se les paga con el Precio C fluctuante: un precio que luego varía todavía más, porque las grandes empresas firman contratos de futuros.

Asimismo, todo el café del mundo recibe el mismo trato, sin importar la calidad y los diferentes costos de producción. El Precio C es el punto de referencia para el café Arábica verde de calidad comercial y la Robusta se comercializa según el mismo parámetro. Incluso los precios del café de especialidad se basan en el Precio C, además de un premio por la calidad.

Agrégale a esto el riesgo constante del exceso de oferta. Siempre hay café disponible para los compradores y los caficultores tienen un margen escaso para negociar. Aunque estamos presenciando una demanda internacional de café en ascenso, todavía no hemos llegado a la fase en la que la oferta y la demanda aumenten los precios para los productores.

Los caficultores se ven obligados a vender a precios bajos que no representan sus inversiones o el costo de la vida, porque eso es lo que dicta el mercado. Y dado que se trata de un producto agrícola, no pueden simplemente quedarse con su producto hasta que el mercado mejore.

También te puede gustar ¿Qué Efecto Tiene el Mercado C en Los Pequeños Productores de Café?

cafe natural y honeyCafés naturales y honey procesados en Fazendas Klem en Brasil. Crédito: Nicholas Yamada

Los Productores Asumen Todos Los Riesgos

Daniela Maya Fernández es la directora de Cafés Especiales y Comercio Exterior en Grupo Accresco, en Colombia. Ella dice que “los precios locales siempre dependerán de la bolsa de valores, porque los ‘grandes compradores’ venden en el mercado de materias primas. Ellos especulan, su producto principal es financiero y también hay alcistas como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, cuyas acciones siempre influirán en el Precio C”.

“Es una lástima que la materia prima sea la única que fluctúa drásticamente. El precio del café procesado (el grano tostado o la bebida) no cambia tanto como el del café verde”.

“Desde la perspectiva de los productores, es más fácil llevar tu café hacia un lado y recibir la paga de otro. La mayoría de los caficultores ni siquiera sabe de dónde vienen los precios locales y gran parte de las cooperativas u organizaciones nacionales venderán bajo el sistema de materias primas”.

Fernández cree que la conciencia es esencial para cambiar el mercado y mejorar las vidas de los caficultores.

“En mi opinión personal, cada persona debería conocer mejor su realidad, poner las manos a la obra y hacer cambios. Debemos dejar de quejarnos y actuar. Aquellos que tienen la suerte de estudiar y progresar deberían ser altruistas y ayudar a las personas que los rodean. ¡La educación y el conocimiento son claves!”

semillerosSemilleros en una finca en Capucas, Honduras. Crédito: Gisselle Guerra

¿Qué Significó La Crisis De 2001 Para Los Productores?

Gilberto Baraona es un productor de café en El Salvador. Él sufrió en carne propia la crisis de 2001 y está preocupado por la situación actual.

“En 2001, estaba administrando una de las operaciones de café comercial más grandes en Centroamérica: 800 000 bolsas de café, seis fábricas, dos países: El Salvador y Guatemala. Mis clientes eran 7000 caficultores”, me dice.

Los precios bajos de 2001 ni siquiera cubrían los costos de producción de las fincas de café y las consecuencias fueron catastróficas.

“Vi la pérdida de empleos, los beneficios entraron en quiebra y los caficultores abandonaron sus fincas”, me explicó Baraona.

En Vietnam, había informes de caficultores que vendían lo que poseían para satisfacer a los cobradores de deudas. Algunos caficultores en México murieron mientras intentaban entrar a EE. UU. ilegalmente, luego de abandonar sus fincas. En Colombia, según los informes, algunos pasaron a cultivar coca. Los productores en todo el mundo se vieron en la necesidad tomar medidas desesperadas solo para sobrevivir.

También te puede gustar Un Mercado Volátil: La Economía de los Precios del Café en el Mundo

cerezas de cafe madurasCerezas de café maduras en Fazendas Klem en Brazil. Crédito: Nicholas Yamada

¿Cuáles Son Las Causa Las Crisis Del Café?

Primero que todo, ¿por qué hubo un superávit de café? ¿Y por qué los caficultores simplemente no cultivaron otro producto después de 2001?

A partir de los años 80, algunas ONG y algunos gobiernos han promovido en ciertos países productores el cultivo de mayores cantidades de café. Además, en 1986, Vietnam llevó a cabo reformas económicas que, entre las novedades, permitían la existencia de empresas privadas. Para finales de los años 90, este país ocupaba el segundo puesto después de Brasil en la producción de café a nivel mundial. El subsiguiente exceso de oferta contribuyó de forma directa a la crisis de 2001. Las fuerzas de mercado neoliberales separaron el precio del café de su valor real.

A medida que crece la oferta mundial de granos verdes, la especulación lleva a caídas drásticas en los precios. Sin dinero para invertir en mano de obra, materiales e infraestructura, es probable que los productores ofrezcan en el mercado granos de calidad más baja. Esto baja aún más los precios.

Por ejemplo, un productor puede decidir hacer recortes en contratar trabajadores calificados. Esto podría resultar en cerezas de calidad inconsistente. Asimismo, tal vez no puedan invertir en variedades de café de alta calidad, lo que significa que la calidad general en el mercado sea más baja. Dado que se agrupa todo el café como una materia prima, esto puede disminuir el precio total.

El ciclo se repite y los productores están atrapados por las inversiones que no pueden recuperar.

paisajeUna finca cafetera en las montañas de Espírito Santo, Brasil. Crédito: Ivan Laranjeira Petrich

Se Necesita Una Solución, Pero No Es Fácil

Ricardo Arenas, presidente de la Asociación Nacional de Café de Guatemala (Anacafé), cree que la industria necesita un líder definido para que haya un cambio.

“La OIC debería ser el líder clave, dado que es la Organización Internacional del Café y representa a casi todos los países productores y exportadores de café, ¡así como también los países importadores de todo el mundo!”, me cuenta.

“El Consejo de la OIC debería ser la plataforma perfecta para discutir la crisis del café. También debería diseñar y ejecutar las acciones necesarias para trabajar junto con todos los actores de la cadena del café”.

“Es necesario en la industria cafetera, donde los negocios suponen billones [de dólares] y los productores son pobres, porque les pagan mal, ¿tal vez peor que hace 30 años? Y por increíble que parezca, de cada taza de café que se vende a USD 2,50, el mesero recibe una propina de USD 0,25, pero el productor, quien tiene toda la responsabilidad y asume el riesgo mayor, recibe 4 centavos”.

Pero después de la crisis de precios del café en 2001, la OIC intentó a hacer cambios. Entonces, ¿por qué se repite la misma historia?

beneficio de cafeBeneficio Lirios de Belén en Guatemala. Crédito: Ana Valencia

¿Por Qué Hemos Fracasado En Prevenir Las Crisis de Precios?

En febrero de 2002, la OIC introdujo su Programa de Mejora de la Calidad del Café. El proyecto incluía un compromiso a “promover medidas para diversificar la excesiva dependencia del café por parte de los productores mediante la promoción de actividades adicionales o alternativas y una segmentación mayor del producto cafetero”.

En resumen, cultivar otros productos además del café podría estabilizar el mercado brindando protección cuando los precios caen.

Pero en realidad, ningún intento de frenar la caída de los precios desde que la OIC dejó de regularlos en 1989 ha tenido éxito. Al utilizar simplemente una herramienta basada en una falsa oferta y demanda y que valora más la economía de mercado que el costo de vida de los productores, el precio seguirá siendo inestable.

Además, analicemos los aspectos prácticos de la diversificación. El café tarda cinco años en producir frutos. No permite que sea fácil cambiar rápidamente a otro cultivo. Asimismo, la diversificación requiere de nuevos materiales, nuevos conocimientos y nuevos contratos comerciales.

Muchas regiones productoras de café se han dedicado a él por generaciones. La tierra y los recursos están preparados para soportar este cultivo y los costos físicos, psíquicos y económicos de pasar a otro producto no se deberían ignorar.

Si bien la OIC motiva a diversificar, lo que necesitan los caficultores son suficientes ingresos para poder tomar decisiones a largo plazo para sí mismos.

En el contexto de la supervivencia del día a día, en el que muchos productores se enfrentan a decisiones reales de si mandar a sus hijos a la escuela o invertir en el mantenimiento mínimo de su finca, la idea de volver a plantar su tierra con un cultivo distinto no es realista. Cuando los precios caen por debajo del costo de producción, los caficultores luchan por alimentar a sus familias, por no hablar de las inversiones para experimentar con un cultivo secundario.   

También te puede interesar Esto es lo Que Cuesta Producir Café en Latinoamérica

arbol de cafeÁrboles de café en una finca en Guatemala. Crédito: Julio Guevara

Una Situación Más Grave Que La De 2001

Gilberto Baraona sostiene que la situación es todavía más grave hoy que en 2001.

“En el caso de El Salvador, donde la mayoría de los cultivos de los caficultores se envían como cerezas a los beneficios, el precio que obtienen es de USD 0,47 por libra. Solamente la recolección del café cuesta USD 0,45. Entonces, si los precios [Precio C] bajan a USD 0,90, no se recolectará el café de las fincas. No habrá una cosecha de café, no habrá trabajo. Los productores deben pagar [a los acreedores]. Se abandonarán las fincas por completo”.

Él destaca que, en 2001 USD 0,50 tenían un mayor poder adquisitivo que USD 1 en 2019.

“En 2001, un Big Mac costaba USD 2,52. En 2018, el precio subió a más del doble, a USD 5,50”.

Ricardo Arenas está de acuerdo y enumera las cuestiones en juego en la actualidad.

“No es nada, comparado con la crisis de 2001. Tenemos la tormenta perfecta: los peores precios; los efectos de la roya en el café, que ha destruido alrededor del 50 % de las parcelas; la pérdida de interés por parte de los jóvenes en trabajar en el café; los efectos del cambio climático”.

granos de cafeSeleccionando granos de café en una finca en Brasil. Crédito: Julio Guevara

Evitando Un Desastre

El 17 de septiembre de 2018, la OIC celebró su reunión bienal en Londres.

El Foro Mundial de Productores de Café (FMPC) celebró una conferencia de prensa antes de la reunión, en la que los productores dijeron que esperaban que la reunión de la OIC se enfocara en los precios bajos.

Los productores además firmaron una carta abierta a la OIC, en la cual manifestaron que “los productores de café de todo el mundo están enfrentando su [sic] peor situación en décadas, provocada por la crisis y por los precios internacionales extremadamente bajos. Hoy, el desequilibrio en la cadena de valor del café y el proceso de pauperización de los productores de café se encuentran a niveles que no dudamos en definir trágicos”.

Además de ser presidente de Anacafé, Ricardo Arenas es presidente del FMPC. De la reunión, me dijo: “Nosotros, los productores esperamos una acción seria y honesta de parte de todos los actores de la cadena del café, dado que todas las partes deberían ser responsables”.

“Debemos entrar en contacto inmediatamente con los CEO de las empresas más importantes de la cadena de café. Nosotros, los productores de café, redactamos y enviamos una carta pidiendo una reunión, junto con una copia al director ejecutivo de la OIC”.

“Con urgencia, debemos empezar una campaña pública que se dirija a los consumidores de todo el mundo para concientizar sobre lo que está ocurriendo. [Ellos deben enterarse] de que el café podría desaparecer en poco tiempo. [Esto se debe a que] los productores no se sostienen económicamente, ni socialmente y ambientalmente”.

 panorama en origenVista panorámica de la región Sul de Minas donde se cultiva café, Brasil. Crédito: Nicholas Yamada

Entonces, ¿Qué Puedes Hacer?

Es justo decir que los problemas de fijar los precios del café son complejos. Incluso para tratar de comprender el Precio C, puede que se deba investigar un poco acerca del ámbito de la economía. Pero, tanto si eres un consumidor como si trabajas en la industria, aprender sobre el mercado del café es un gran primer paso para mejorar las condiciones.

Pregunta en tu tienda de café sobre cómo adquieren el producto y apoya a aquellas que emiten declaraciones de transparencia. Habla con la gente que te rodea e intercambia conocimientos sobre los impactos de los precios bajos en los productores.

Implementar el comercio directo o asociarse con los comerciantes que trabajan estrechamente con los productores puede ayudar. Mediante la promoción de una comunicación transparente y más abierta, podemos sacar al café del mundo de la economía abstracta.

Esto no es suficiente para garantizar la seguridad económica de los productores, pero es el primer paso hacia la introducción de cambios a largo plazo.

¿Quieres aprender más? Lee La Importancia en la Transparencia del Precio del Café Verde

Escrito por Hazel Boydell.

Traducido por Laura Fornero. Traducción editada por María José Parra.

¿Quieres Seguir Leyendo Artículos Como Este? ¡Suscríbete Aquí!

Perfect Daily Grind

Print Friendly, PDF & Email