Coffee News: from Seed to Cup

Cambio Climático en Etiopía: Extinción del Arábica Silvestre

La mayoría de las mañanas en Etiopía comienzan con la misma tradición preservada en el tiempo. Se pone carbón en una estufa pequeña y luego se enciende. Luego, un jebena de arcilla negra, es decir una cafetera de cuello largo, se llena primero con agua y luego con buna (palabra que en amárico significa “café”). Finalmente, éste se coloca sobre el carbón ardiente.

Read this in English The Price of Climate Change on Ethiopia: Extinction of Wild Arabica

Buna es mucho más que solo una bebida en este lugar; es una parte central de la vida diaria. Uno de cada cuatro etíopes vive de él y genera un increíble 60% del ingreso externo del país.

Sin embargo, lamentablemente, el cambio climático amenaza esta forma de vida y, con ella, la supervivencia de muchos pequeños productores de Etiopía. Se predice que para 2050, esto podría llevar a una disminución del 10-20% en el rendimiento de los cultivos de café.

Entonces, ¿cómo puede Etiopía enfrentar este problema?

olla de barroPreparando café en la estufa de carbón. Crédito: Kyle Petrie

Un Clima Sorprendentemente Diverso

Para la mayoría de la gente fuera del país, Etiopía es un lugar desierto y sin vida, sinónimo de las sequías y las hambrunas de los años ochenta y noventa. Sin embargo, es mucho más que eso. Claro, hay desiertos en Etiopía, pero la mayoría de su paisaje es un altiplano fértil; es un país que cuenta con la fuente del Nilo; exuberantes bosques; y tierra madura y cultivada.

Infortunadamente, el cambio climático ha traído consigo más sequías y lluvias fuera de temporada. Estos patrones climáticos interrumpen la agricultura de la que depende el 82% de los 107 millones de habitantes.

¿Y qué cultivo juega el papel central en la agricultura de Etiopía? Sí, el Café.

La Larga Historia del Café en Etiopía

El café se ha cultivado en Etiopía por más de mil años; de hecho, es la cuna original del Arábica. Y es también el mayor productor de África.

Incluso hoy, el café es una parte integral de la vida local. La mitad del café producido se consume dentro del país; y es cultivado casi en su totalidad por pequeños agricultores, los cuales poseen parcelas de aproximadamente una a tres hectáreas, lo que hace que su producto se llame “café de jardín”.

Sin embargo, a pesar de la importancia del café para los etíopes y de su larga historia, el país tiene solo una pequeña porción (3-5%) del mercado mundial. Y lamentablemente, son los pequeños agricultores los más vulnerables al cambio climático.

También te puede interesar ¿Cuáles son los Principales Retos que Enfrentan los Productores?

ganadoUna finca típica de pequeños productores en Etiopía. Crédito: Kyle Petrie

El Precio del Cambio Climático

No solo se dice que Etiopía es el origen de Coffea Arabica, sino también un banco genético del café. La diversidad natural de las plantas de café aquí es impresionante. Sin embargo, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) predice una disminución del 10-20% en el rendimiento general de los cultivos para el 2050, debido al cambio climático en todo el mundo.

Este desafío sin precedentes para la agricultura podría afectar a la planta de café, la cual es vulnerable de varias maneras. El IPCC predice un aumento de la temperatura media global de 1.4 – 5.8 grados Celsius para el final del siglo XXI, pero se estima que la temperatura de Etiopía aumentará en 1.7 – 2.1 grados Celsius para 2050, un aumento que está muy por encima de la media global anual.

Entonces, ¿en palabras simples, qué significa esto?

Bueno, los árboles de café y sus hábitats estarán expuestos a temperaturas más altas. Esto a su vez causará una amplia gama de efectos en cadena. Y no solo nos referimos al estrés obvio que traerá como consecuencia una menor calidad y rendimiento.

Insectos y Repercusiones

Una temperatura en aumento tiene implicaciones, no solo para una planta, sino para todo el ecosistema. Como ejemplo, tenemos a la broca, una de las peores plagas del café en todo el mundo; un insecto que ataca el fruto del café abriendo un hoyo y poniendo sus huevos en él. Se estima que cada año causa una pérdida de millones de dólares.

Un aumento de la temperatura de solo un grado Celsius llevaría a una incidencia considerablemente más alta de la presencia de broca, sin mencionar otras plagas y enfermedades. En Tanzania, por ejemplo, ya hay evidencia de que la broca se encuentra a elevaciones 300 metros más altas de lo que se encontraba anteriormente, hace apenas diez años. Si esto empeora, las consecuencias serían graves para la producción de café en todo el mundo.

Aunque no hay datos actuales en Etiopía, podemos imaginar que ocurrirán los mismos problemas, posiblemente a un ritmo aún mayor debido al aumento en la temperatura media. Esto tendría graves consecuencias para las plantas de café de Etiopía y para las muchas personas que dependen de él.

cafe con brocaEl efecto de la broca en las plantas de café. Crédito: Kyle Petrie

El cambio climático no solo significará un aumento de las plagas, sino que también influirá en el lugar donde se cultiva el café. El aumento de las temperaturas hará que algunas áreas sean inadecuadas para las plantas de café, ya que el estrés por calor será demasiado alto para controlarlo. Para continuar produciendo café en la misma cantidad y calidad que ahora, deberán hacerse ciertas  adaptaciones.

Pero, ¿cómo pueden los agricultores pobres y de pequeña escala pagar por adaptaciones que suelen ser costosas? Inevitablemente, muchos necesitarán cultivar otros productos además del café para sobrevivir.

Las graves advertencias de aumento de plagas, enfermedades, calor y costosas adaptaciones pueden hacer que parezca que no hay esperanza. Pero hay medidas asequibles que los productores pueden tomar ahora para mitigar los efectos del cambio climático que ya se están sintiendo.

Trabajando Ahora para Salvar el Mañana

Una de las principales formas de abordar el aumento de las temperaturas en las áreas en las que se cultiva el café es una cubierta de sombra. Es decir, árboles que crecen sobre los arbustos de café, bloqueando algo de la luz y calor del sol. Esto hace posible que el café crezca en un área donde las temperaturas altas suelen estresar a las plantas.

Las últimas investigaciones sugieren que la introducción de árboles de sombra puede reducir la temperatura ambiente alrededor de las plantas de café, de hasta cuatro grados Celsius. Junto con una temperatura más baja viene una mayor biodiversidad de aves, murciélagos y buenos insectos que pueden ayudar a mantener a raya a las plagas (como la broca).

arboles de sombraCafé crece bajo los árboles de sombra. Crédito: Kyle Petrie

En un documento reciente publicado por Kew Gardens en conjunto con el Foro del Medio Ambiente y Bosques de Café de Etiopía (ECFF por sus siglas en inglés), se produjeron modelos climáticos para Etiopía. Predijeron una reducción del 65% en las regiones apropiadas registradas de café silvestre para el año 2080, en el mejor de los casos, y en el peor, una disminución del 99.7%.

Esta reducción significaría que, para 2080, los granos de Arábica silvestres podrían estar casi extintos. Y este modelo ni siquiera toma en cuenta otros factores como plagas, enfermedades y la deforestación acelerada de Etiopía, factores que podrían acelerar el proceso.

cerezas de cafe El cultivo de café en una parcela semi forestada. Crédito: Kyle Petrie

Si este es el caso, entonces la base de datos genética del café tan fantástica y variada que existe en el desierto de Etiopía podría desaparecer, dejando solo las principales variedades que se cultivan en la actualidad. Imagínense: todos los increíbles cafés que hay por ahí, esperando ser descubiertos, se habrán ido antes de que podamos siquiera probarlos.

Y no solo eso, sino que dentro de estas variedades de café silvestre podría encontrarse la solución a una variedad de problemas. Plantas de café con genes para aumentar la tolerancia al calor, resistencia a plagas y enfermedades, o una mayor productividad y calidad podrían estar esperando ser descubiertas. Pero si estos modelos climáticos se hacen realidad, probablemente nunca lo serán.

Hay tanto para considerar cuando vemos y enfrentamos el futuro del café en Etiopía que puede llegar a ser abrumador. Pero estos son problemas importantes que deben ser resueltos, o las consecuencias para los pequeños productores de Etiopía serán enormes. No se trata solo de salvar buna y su forma de vida; se trata de salvar sus medios de vida también.

Escrito por K. Petrie y editado por K. Beard.

Traducido por Alejandra M. Hernández. Traducción editada por María José Parra.

¿Quieres Seguir Leyendo Artículos Como Este? ¡Suscríbete Aquí!

Print Friendly, PDF & Email