Coffee News: from Seed to Cup

La Industria de café de Puerto Rico: Después de Huracán María

,

Han pasado casi dos meses desde que el huracán María azotó a Puerto Rico, y aunque los titulares de los periódicos ya pasaron a otros temas, la isla seguirá luchando por mucho más tiempo.

Las fincas de café, tostadores, tiendas y más han sido duramente golpeadas por el desastre, y solo una pequeña porción de la isla puede acceder a energía. Nos pusimos en contacto con puertorriqueños dentro de la industria de café para preguntarles sobre los desafíos que enfrentan, y qué puede hacer la industria  del café de especialidad para ayudar.

English Version: Puerto Rico’s Coffee Industry: 6 Weeks On

Huracán Maria: Los Hechos

María fue un huracán de categoría 5, el peor posible, con vientos máximos sostenidos de 280 km / h (175 mph). Dos semanas antes, Puerto Rico pudo evitar un impacto directo del huracán Irma, que devastó el Caribe, con velocidades de viento aún más fuertes (aunque tres personas murieron en Puerto Rico a pesar de esto). María, sin embargo, golpeó a Puerto Rico directamente, destruyendo la infraestructura, la agricultura y la vida de personas.

La cifra oficial de muertos que dejó María es de 51, sin embargo, The Independent informa que más de 900 personas han muerto en el corto tiempo desde el huracán. Muchos de estos son probablemente debido a la falta de recursos.

Puerto Rico no fue el único que sufrió huracanes esta temporada, ni fue el único país productor de café afectado. Cuba experimentó inundaciones altas. Se estima que el 95% de los edificios de las Bermudas sufrieron daños o se destruyeron. Más de dos tercios de la población de Dominica fue desplazada.

Sin embargo, en Puerto Rico, más de 40 días después, solo el 30% del país tiene electricidad. Esto no solo lo convierte en el mayor apagón en la historia de Estados Unidos, según Vox; también significa que los hospitales carecen de la capacidad de tratar a las personas y las instalaciones sanitarias no pueden funcionar. Y a partir del 29 de octubre, el 23% de la población aún no tiene agua potable.

Kali Jean Solack, propietaria de Café Regina en San Juan, dice: “Desde el 19 de septiembre, la noche anterior a María, fuimos desplazados de nuestra casa por la falta total de agua y electricidad en nuestro edificio. La tarde posterior a la tormenta se sintió postapocalíptica”.

“Comenzamos a caminar por todas partes porque nadie sabía cuándo el gas estaría disponible nuevamente. Las linternas se convirtieron en la nueva tendencia de moda, y la distancia entre mi último shot de espresso se hizo cada vez más larga. Las simplicidades cotidianas básicas se convirtieron en rarezas, pero a medida que los productos electrónicos morían y los recursos eran limitados y compartidos, la comunidad y las amistades se fortalecían. Tomó una o dos semanas para que la mayoría de la gente supiera de sus familias y para mover los árboles y despejar las carreteras para hacerlas accesibles “.

hacienda pomorrosa

Hacienda Pomarrosa, donde Irma destruyó el 90% de los cafetales. Crédito:  Hacienda Pomorrosa

Las Finca Quedaron al Desnudo y los Árboles Arrancados

Desde productores hasta consumidores, Maria golpeó a toda la industria del café.

Las fincas cafeteras ya habían estado lidiando con bajas cosechas en los últimos años; ahora, muchos han perdido algunos o todos sus cultivos. Gabriel Beauchamp es el tostador en Baraka Coffee Co. en San Juan. Él nos dijo: “Este año fue la primera vez que los agricultores y productores se mostraron optimistas sobre su cosecha. Algunos de ellos contaban con esta temporada para compensar las pérdidas de las anteriores, y justo antes de que pudieran recoger cualquier café, la tormenta destruyó sus fincas, y en algunos casos sus beneficiados y casas”.

Sebastian Legner posee la Hacienda Pomarrosa de ocho acres, con su padre y su madre, Kurt Legner y Eva Lisa Santiago. Ellos han sido afectados antes  por los huracanes: en 1998 el huracán George destruyó el 75% de sus árboles.

Pero este año, fue aún peor. “Tengo que decir que el paso del huracán María fue muy destructivo para el sector agrícola de la isla”, dijo Sebastián, “especialmente para los productores de café”. En la Hacienda Pomarrosa perdimos toda nuestra cosecha de café y aproximadamente el 90% de nuestros cafetos, y lo único que quedó en pie fueron las casas. Los trabajadores perdieron todo, las comunicaciones se cayeron, y no hay electricidad. No tuve noticias de mi padre durante una semana. El silencio fue horrible”.

Ellos comenzaron un GoFundMe y empezaron a reconstruir lo mejor posible, pero saben que la situación es sombría. “Tenemos muy poco café de la cosecha del año pasado almacenado en la bodega”, comentó Sebastián. “Recolectamos una cantidad muy pequeña antes del huracán”.

Y es difícil reconstruir sin recursos. Kali Jean Solack y Departament of Brewology están trabajando actualmente en crear una iniciativa para apoyar a las fincas en las regiones montañosas de Lares y Jayuya. Kali Jean nos dijo: “Queremos entregar alimentos y filtros de agua a los recolectores de café y sus familias. Si podemos ayudar a que estas comunidades vuelvan a estar en pie, espero que veamos una respuesta más rápida en la reconstrucción de las plantaciones de café “.

Esto ayudará, pero el problema se extiende mucho más allá de la cosecha de este año. “Nuestro mayor reto en este momento es que no vamos a tener café en los próximos tres o cuatro años”, dijo Sebastián. “No tenemos ingresos para la finca. Dependemos mucho del turismo porque somos un destino de agroturismo “.

hacienda pomorrosa

Los estragos en  Hacicenda Pomorrosa: Crédito: Hacienda Pomorrosa

Las Torrefactoras Sufren la Escasez de Café

Gabriel dice que el huracán lo golpeó fuerte en Baraka Coffee Co., pero que también fue afortunado. “La falta de energía nos ha impedido abrir nuestra tienda durante semanas, pero al menos tuvimos la suerte de que nuestro equipo no sufriera ningún daño. Esto hizo posible que nos mudáramos a un lugar temporal gracias a la generosidad de amigos que nos permitieron instalar una tienda de café en su propiedad. Esto evitó que nuestra pequeña empresa se hundiera “.

Está usando la iniciativa para seguir tostando: “estamos utilizando un pequeño generador para hacer funcionar el tostador, una báscula y un ventilador”, explicó, pero no está seguro de cuánto tiempo la empresa puede continuar así. Sin granos de las fincas de café, no tendrán nada que tostar y nada para vender.

Y las regulaciones de protección solo lo hacen más difícil para él y otros tostadores.

“Dichas regulaciones hacen que sea difícil y costoso para los tostadores importar café verde de otros países. Tal cosa nos parecería favorable a primera vista, pero el problema es que, a diferencia de nuestro pasado distante, apenas producimos un tercio del café que consumimos hoy.

“Para empeorar las cosas, la gran mayoría del café producido localmente es de calidad comercial, y los cafés de mayor calidad no solo son caros sino que son bastante difíciles de encontrar. Hemos estado tostando café por más de 3 años, y el abastecimiento ha demostrado ser más difícil cada temporada “.

A pesar de que Puerto Rico ha tenido que importar café durante muchos años, todavía existen aranceles severos: USD $ 3 / lb de café tostado, que se puede negociar hasta un mínimo de USD $ 2,50 / lb. En cuanto al café verde, aunque se puede solicitar su importación, es raro obtener el permiso; la mayoría de los puertorriqueños indicarán que se debe esperar un aviso de que todos los permisos ya han sido asignados para el año.

cafe comunion

La entrada de Café Comunión fue afectada, retrasando su apertura. Crédito: Café Comunión

Las Tiendas de Café Forzadas a Cerrar

Kali Jean todavía no puede dirigir Café Regina como de costumbre. La mayoría de las semanas no puede abrir, debido a la escasez de energía, y cuando puede abrir, la actividad comercial aún es limitadas.

“Los mayores desafíos en este momento son la electricidad, la logística, la retención del personal y las finanzas”, dijo.

Los espressos están fuera del menú. “Las máquinas requieren una potencia altísima y los generadores que pueden proporcionar esta electricidad son caros, y el mantenimiento y la gasolina o el diesel lo son aún más”, explicó.

Ella intentó enfocarse en otros productos, pero los suministros son un problema.

“Cuando tuve suficiente potencia del generador para hacer funcionar mi refrigerador por unas horas”, dijo, “abrí para vender bebidas frías, lo que se convirtió en un lujo. Pero una vez que las bebidas salieron volando de los estantes y ya no se podían localizar debido a la falta de provisión, Café Regina tuvo que cerrar sus puertas “.

Las botellas de agua y refrescos son difíciles de conseguir. La leche se debe recolectar en persona y llevarla a la tienda. “Tuvimos que mover el producto de refrigerador a refrigerador siguiendo el cronograma de encendido de los generadores”, nos dijo. “Levantar y cargar galones de leche se convirtió en mi nuevo plan de entrenamiento”.

Pero no es solo ella quien se ve afectada. Sus baristas también sufren de la pérdida de ingresos en el momento en que más necesitan dinero. “Una de las partes más emocionales para mí fue no poder darle trabajo a mi equipo”, dijo Kali Jean. “Las operaciones se detuvieron y el futuro se volvió incierto.

“Debido a la falta de trabajo y recursos, muchos baristas y amigos que pensé que nunca  abandonarían Puerto Rico ya se fueron”.

cafe comunion puerto rico

Café Comunión debía abrir una semana después de Maria; los daños hizo eso imposible. Crédito: Café Comunión

VER TAMBIÉN:Support Puerto Rico by Donating Roasted Coffee

La Necesidad de Soluciones a Largo Plazo

Kali Jean viajará a los EE. UU. para recaudar dinero a través de pop-ups, pero sabe que se necesita una solución a largo plazo. Y aunque las donaciones son útiles, todas las personas con las que hablamos señalaron que el mayor problema es la escasez de café.

“Algunos tostadores de café solo tienen café suficiente para que les dure durante la temporada de navidades, por lo que el futuro de la industria del café de Puerto Rico está en riesgo en este momento”, comentó Kali Jean.

A pesar de ser un productor, Sebastian quiere que se crean leyes de importación. “Durante los próximos tres o cuatro años, no tendremos café de la finca”, dijo. “Tenemos que ser capaces de … importar café verde de otro país para que podamos tostarlo y venderlo para que podamos sobrevivir, y para eso necesitamos la ayuda de la comunidad cafetera internacional”.

Gabriel está de acuerdo y pide al gobierno que levante los impuestos y las regulaciones. “Por mucho que nos gustaría solo comprar y servir café de Puerto Rico, simplemente no es realista en este momento”.

Sin embargo, se necesita más, especialmente para apoyar a los productores. Gabriel añadió: “Las cosas van a empeorar en lo que respecta a la producción local, y tememos que muchos agricultores abandonen el café por otros cultivos más lucrativos y menos riesgosos”. Para aquellos dispuestos a continuar, la próxima cosecha significativa podría tardar de tres a cinco años “.

Él cree que los sectores público y privado deben colaborar para apoyar a la industria del café. “Una solución a más largo plazo requerirá un enfoque de calidad en toda la industria que involucra educar tanto a los productores como a los consumidores sobre el valor y el beneficio del café especial.

“Pero incluso, si se logra hacer eso, todavía tendremos que encontrar una manera de resolver otros problemas críticos, como la falta de mano de obra disponible, las leyes federales que nos dificultan la competencia debido a los costos superiores al promedio de la producción, y el peligro siempre presente de un huracán nos hace retroceder un par de años “.

beneficio destruido

Tomará tiempo para que las plantaciones de café y beneficios se recuperen. Crédito:  Café Aromas del Campo

Qué Puedes Hacer para Apoyar a Puerto Rico

Kali Jean me dijo que hay tres cosas que le gustaría ver hacer a la comunidad cafetera internacional: “Difundir conciencia sobre el trato que el gobierno da a los puertorriqueños. Dar claridad sobre la crisis que enfrenta la industria local del café. Ayudar directamente a las comunidades en las montañas de Lares y Jayuya, específicamente a las personas cuyas vidas dependen de estas fincas “.

SCA también ha llamado a voluntarios y proporcionó una lista de organizaciones que necesitan donaciones

Varios profesionales del café, incluyendo a Karla Ly Quiñones García (Editora de PDG Español), Metric Coffee Co y Máquina Coffee Roasters, han creado un plan para donar café tostado a pequeñas tiendas especializadas en Puerto Rico. Puedes inscribirte para donar aquí o enviar tus preguntas por correo electrónico aquí.

Puerto Rico necesita el apoyo de la comunidad cafetera internacional para recuperarse de María.

Sebastian comentó: “Replantaremos y seremos más fuertes que antes, siempre y cuando todos trabajen unidos. Sé que llevará algo de tiempo, pero la industria de la especialidad de Puerto Rico se recuperará de esto “.

Escrito por Tanya NewtonKarla Ly Quiñones García.

Traducido por Alejandra M Hernández

¿Quieres Seguir Leyendo Artículos Como Este? ¡Suscríbete Aquí!

Print Friendly, PDF & Email