Coffee News: from Seed to Cup

Creando Escuelas y Trabajos en las Comunidades de Caficultores de Honduras

El panorama de Honduras desde los 2.000 metros en el cielo es fascinante. En exuberantes bosques de pino en las montañas más altas, los productores de café encuentran las condiciones ideales para cultivar sus granos de especialidad.

Sin embargo, esta belleza natural tiene un precio. Las montañas remotas de las que dependen los productores para su sustento también dificultan el acceso de los niños de las comunidades cafeteras a la educación.

English Version: Creating Schools & Jobs in Honduras’ Coffee-Farming Communities

Jovenes de familas caficultorasEstos niños pasan los veranos recogiendo café pero, durante el año académico, asisten a una escuela fundada por Educate2Envision. Crédito: Katia Gomez

Educación Secundaria en la Zona Rural de Honduras

Honduras ha atraído cada vez más la atención de la comunidad de cafés especiales y ahora es el mayor productor de América Central. Pero esto disfraza la dura realidad de los hijos de los productores de café.

Según un estudio de UNICEF de 2012, solo un 35% de los jóvenes en zonas rurales de Honduras están matriculados en educación secundaria, en comparación con casi el 70% de los jóvenes en áreas urbanas. El Diálogo Interamericano también analiza los datos de la UNESCO para concluir que el país tiene la tercera tasa de analfabetismo más alta de Centroamérica.

Katia Gomez, quien dirige la iniciativa de comercio directo Adelante Coffee, me dijo que muchos jóvenes rurales no asisten a la escuela porque es inaccesible y costosa. Si bien, la matrícula en las escuelas públicas es gratuita, la escuela más cercana puede estar a unas cuatro horas a pie. Además de eso, los costos de uniformes y útiles escolares son simplemente demasiado para una familia productora de café.

Algunas comunidades tienen programas de educación alternativos. Pero estos requieren un defensor que esté dispuesto a gastar el tiempo y los recursos para mantener un programa que no genera rentabilidad financiera. Si bien no hay escasez de oportunidades para realizar voluntariado de una semana para turistas ansiosos en ayudar, ha habido pocos esfuerzos sostenibles para mejorar la educación en zonas rurales de Honduras por parte de los donantes internacionales, dijo  Katia.

Y sin una educación secundaria, muchos jóvenes no tienen más remedio que realizar trabajos no calificados por menos del salario mínimo, sin poder escapar de las circunstancias en que han nacido.

Caficultora en su fincaLa productora de café Marta Emilia Velásquez usa sus ingresos para enviar a su nieta a la escuela a través de Educate2Envision. Crédito: Katia Gomez.

Un Ciclo de Pobreza

Katia me dijo que los productores de café a menudo están atrapados en un ciclo de deudas y préstamos con intermediarios, que controlan el acceso a los compradores. Afirmó que, si su café no es valorizado como de especialidad, los productores pueden ganar tan poco como US $ 0,85 / lb por sus granos, que es incluso menos que el precio de mercado de US $ 1,30 / lb, una cantidad que durante mucho tiempo se ha considerado inadecuada.

Las familias de bajos ingresos no pueden invertir en equipos, como los secadores solares, que podrían aumentar sus ganancias a largo plazo. Es  posible que le paguen a un vecino para que puedan usar su secadora, o bien vender su café sin secar o como cerezas, disminuyendo en gran medida el precio que pueden esperar recibir.

Incluso para aquellos que poseen sus propias fincas, o parcelas de tierras, es común complementar los ingresos de la familia eligiendo a los propietarios de tierra más grandes durante la cosecha. Esto no deja tiempo a los productores para secar su propio café y buscar un buen precio.

Café secándose en un patioLos granos de café se secan en un día de niebla, sin la ayuda de secadores solares o camas elevadas. Crédito: Katia Gomez.

Educación para los Productores y sus Niños

En 2010, años antes de que Katia fundara Adelante Coffee, comenzó una organización sin fines de lucro llamada Educate2Envision. Su objetivo era llevar la educación secundaria a las comunidades en las zonas rurales de Honduras, y Adelante Coffee ahora ayuda a financiar esto.

VER TAMBÉN: Mejor Café, Mejores Vidas: Por qué una Biblioteca Beneficia a los Productores

Katia pronto se enteró de que cuatro de las escuelas sin fines de lucro se encontraban en comunidades que dependían por completo del café para su sustento. “Estas familias estaban haciendo todo lo que estaba en su poder para salir de la pobreza”, explicó. “El deseo por la educación era palpable, pero por el salario por temporadas de un productor de café, la educación no es una opción. No importa cuán ‘especial’ sea tu café, nunca hay suficiente para ahorrar para la escuela “.

Se dio cuenta de que ninguna cantidad de trabajo bien intencionado sin fines de lucro podría aumentar los ingresos de las familias. Para que una escuela prospere, los padres deben poder pagarla.

Para aumentar su experiencia en café, Katia recurrió a su mentora Mayra Powell, la fundadora de Catracha Coffee, una empresa de café con reparto de utilidades con sede en Honduras que suministra café verde a tiendas de café de especialidad en los Estados Unidos.

“[Mayra] tiene como misión compartir el conocimiento con sus productores”, dijo Gomez, agregando que su mentora regularmente ofrece capacitación sobre las últimas tecnologías para aumentar el rendimiento. “Aunque finalmente ella es la compradora, no se aprovecha de esa dinámica de poder”.

La educación y el intercambio de información en todos los niveles pueden ayudar a reducir la pobreza, especialmente en las comunidades rurales productoras de café.

Paisaje cafetero en HondurasEl paisaje que rodea a la comunidad Zurzular productora de café en Honduras. Crédito: Katia Gomez.

Trabajo en la Industria del Café para Futuras Generaciones

En un viaje reciente a Honduras, Katia pasó tiempo con Miriam, una de los cinco productores con los que Adelante Coffee está trabajando directamente para obtener café para exportar. Desde que se unió a Adelante, Miriam ha podido enviar a sus tres hijas a la escuela secundaria.

Al hacer el cambio a relaciones comerciales directas, muchos de los productores con los que Katia trabaja han visto cómo se duplican sus ingresos. El próximo año, quiere continuar fundando más escuelas, pero también para crear trabajos para los estudiantes locales para ayudar con el control de calidad.

A través de la educación sobre prácticas agrícolas y mejores precios, los padres pueden ganar lo suficiente para enviar a sus hijos a la escuela; a través de la educación y las nuevas oportunidades de trabajo, los niños también verán una carrera por sí mismos en el café.

Familia de caficultores en su fincaSaby Lourdes, con su familia, recibió una beca completa de Educate2Envision para asistir a la escuela secundaria. Crédito: Katia Gomez

“Hay una desconexión extrema entre el precio de una taza de café en San Francisco y la compensación por más de 10 horas de trabajo de campo seleccionando a mano los granos”, dijo Katia.

Hay mucha desigualdad en la industria del café, y hay mucho por cambiar. Pero por ahora, Katia está agradecida de ver a sus alumnos con sus uniformes escolares.

“Los estudiantes están muy felices y orgullosos de estudiar”, continuó. “Me dicen que antes de que llegáramos, no había posibilidad de educación. Su futuro ha cambiado para mejor”.

Escrito por Lauren Caldwell, con agradecimiento a Katia Gómez de Adelante Coffee.

Traducido por Alejandra M Hernández

Perfect Daily Grind no se encuentra asociado con ninguna de las personas o empresas mencionadas en este artículo y no los puede promocionar directamente.

¿Quieres Seguir Leyendo Artículos Como Este? ¡Suscríbete Aquí!

Print Friendly, PDF & Email