Coffee News: from Seed to Cup

¿Cómo fueron Parte de la Revolución Social las Cafeterías de Bogotá?

,

Bogotá es conocida por su café suave y dulce, simbolizado por Juan Valdez.  Sin embargo, Bogotá fue llamada la Atenas de América Latina – y fueron sus casas de café y no las fincas cafeteras que llevaron a esto- .

Desde el siglo XIX hasta mediados del siglo XX, estas cafeterías eran conocidas por su cultura, intelectualidad y su política. Eran lugares de reunión de artistas, estudiantes, periodistas, políticos y algunos de los pensadores más importantes de la época. Desde el sufragio femenino hasta el nihilismo, todos estos movimientos sociales encontraron un hogar en la humilde casa de café.

¿Pero por qué cambió esto? ¿qué papel juegan estas casas de café en la industria hoy?

English Version: How Bogota’s Cafés Were Part of a Social Revolution

cafe pasaje en bogota

Café Pasaje, 2017. Crédito: Laura Mendoza, Despacio

Casas de Café de Colombia: un Cielo de Hombres

A principios del siglo XX, Bogotá era una metrópolis vibrante. La construcción de la ciudad estaba en pleno apogeo, mientras que la gente en las calles rebozaba elegancia e intelectualidad.

Los hombres, vestidos con traje formal, se dirigían hacia su segundo hogar: su cafetería de preferencia. Según Camilo Monje, estos cafés funcionaban como un templo secular.

Centros tradicionales de pensamiento, eran lugares de encuentro que superaba la brecha entre la intimidad de la casa de un hombre y el dominio público de las calles. Aquí, los hombres podían discutir las últimas noticias internacionales, movimientos políticos, próximos artistas y asuntos públicos.

Las cafeterías eran lugares de diversidad – por diversidad nos referimos sólo a los hombres – . Los forasteros de experiencias muy diferentes se reunían aquí. Los artistas exhibían su trabajo, los críticos y los periodistas reunían las últimas noticias y chismes, y los hombres de negocios cerraban negocios con un tinto (café negro) enriquecido con aguardiente (alma).

Más que una cafetería, estos lugares se convirtieron en café-bar, café-restaurante, café-oficina, café-pools, café-iglesia y café-escuela. Se transformaban según la hora, dependiendo de sus visitantes.

bogota colombia

El edificio Old Gun Club, donde los miembros de la alta sociedad de Bogotá se encontraban socialmente en la primera mitad del siglo XX, ahora es una cafetería especializada y una escuela de baristas. Crédito: Laura Hiller

La Revolución Social & Política en Las Cafeterías

Sin embargo, ninguna mujer “decente” o “modesta” iría a un café. Sólo aquellas mujeres que eran verdaderos revolucionarios pasaron por sus puertas, por ejemplo, aquellas que creían en el sufragio femenino.

De hecho, el gobierno consideraba que los cafés tradicionales de Bogotá eran lugares peligrosos donde la gente podía conspirar para promover la rebelión, los movimientos podían nacer, y más. Y los cafés más destacados, como el Café San Moritz, el Café Pasaje y el Cisne, fueron conocidos por movimientos políticos específicos. I. D. Cultural escribe que algunos eran famosos por sus patrones particulares, mientras que cada uno iba con una creencia diferente, partido político, movimiento del arte, o estilo del pensamiento.

El Cisne, por ejemplo, era conocido por ser el cuartel general de la tendencia literaria nadaísmo, una reacción contra el sistema  a la guerra civil de 10 años La Violencia, que se calcula ha causado la muerte de 200.000 personas.

cafes en bogota

En los cafés de Bogotá nacieron muchos movimientos políticos y sociales.

El Violento Fin de las Casas de Café Intelectuales

Esa misma guerra civil significó el fin del café intelectual. Muchos historiadores dirán que, después de lograr la independencia de España, Colombia tenía dos partidos políticos principales: los liberales y los conservadores.

Pero entonces, el 9 de abril de 1948, todo cambió. En este día, Jorge Eliécer Gaitán, un carismático y populista candidato presidencial liberal, fue asesinado. Su asesinato comenzó una secuencia de reacciones violentas en todo el país – con lo peor de la violencia que ocurre en el centro de Bogotá.

Los disturbios y las protestas se apoderaron de la ciudad, destruyendo muchos espacios públicos en el proceso. Algunos de los cafés más emblemáticos de la ciudad fueron víctimas.

cafe y libros

Los disturbios causaron la destrucción de muchos lugares, algunos de estos fueron cafés icónicos de Bogotá.

Censura y Casas de Café

Un período delicado en la historia de Colombia había comenzado. Antes del asesinato, Bogotá era conocida por su elegancia y cultura. Sin embargo, ahora la represión y la censura eran las normas. La gente creció con miedo de hablar sobre lo que pensaban- y las cafeterías, que una vez fueron conocidas por su visión progresista, no fueron excepción a este escenario de miedo.

Con el tiempo, algunos de los viejos cafés de la ciudad intentaron reconstruir y reabrir. Pero no pudieron recuperar su antigua gloria. De los más de 500 cafés tradicionales, sólo seis permanecieron abiertos.

cappuccino

Después de un período de censura, los cafés comenzaron a reabrir sus puertas.

VER TAMBIÉN : Recorrido por las Tiendas de Café de especialidad de Cartagena, Colombia

Las Cafeterías de Bogotá de Hoy

Una cafetería es más que un lugar para comprar café. Es una parte esencial de la vida social e intelectual de cada ciudad. E históricamente, los cafés de Bogotá han definido y educado a algunos de los presidentes, artistas y principales pensadores de nuestro país.

Pero hoy, ¿todavía los cafés de Bogotá tienen el mismo poder?

Sí. Definen la personalidad de nuestra ciudad, dan vida a nuestra cultura y nos permiten -como un país formado por la producción de café- ver la relevancia de nuestras industrias y de nuestras diversas historias.

Siguen siendo el lugar donde todos van, desde el productor de café hasta el empresario, estudiantes y hasta políticos. Pueden tener una nueva estética (minimalismo, por ejemplo) y ofertas (como la infusión en frío), pero desempeñan el mismo papel en nuestras vidas. Se trata de cafeterías-café-librerías y café-para citas, café-internet y café-de negocios, café-para trabajar y café-foros …

Todavía nos unen, y todavía nos permiten conformar nuestro mundo.

Escrito por Laura Hiller.

Traducido por Alejandra M. Hernández

¿Quieres Seguir Leyendo Artículos Como Este? ¡Suscríbete Aquí!

Print Friendly, PDF & Email