Coffee News: from Seed to Cup

Un Día en La Vida De Un Recolector de Café en Colombia

,

Era el año 1920 en el pequeño pueblo de Jericó, Colombia, cuando mi abuelo, Gilberto Velásquez, tomó la decisión de dejar atrás a su familia e hizo el recorrido de 130 km al pequeño pueblo cafetalero de Risaralda. Tenía 8 años. El logro dominar el comercio del café, comenzando desde el recolector hasta llegar al administrador de finca, haciéndose de una buena reputación y el respeto de la comunidad cafetalera local. Su arduo trabajo dio resultados y adquirió varias fincas y se casó con la hija de un reconocido productor de café, con la cual tuvo 16 hijos – mi padre fue uno de ellos. Mi abuelo ya falleció, asesinado en 1983 por la mafia, por rehusarse a pagar la “vacuna” (extorsión) mensual; pero su legado y su pasión por la planta hermosa continua.

Este es el tipo de historias detrás de los diligentes trabajadores del café que comienzan su día en la finca antes de que amanezca y vuelven a casa después del atardecer. Muchos de los recolectores viajan desde pueblos lejanos en busca de trabajo, dejando atrás a sus seres queridos por meses a la vez, haciendo lo que tengan que hacer para poder proveer para sus familias. Este movimiento del café de tercera ola ha hecho un excelente trabajo enfocándose el comercio direct, comprando directamente a las fincas, pagando precios elevados por un producto de calidad. Estamos más conscientes del trabajo intenso que conlleva la producción del café y lo injusto que es el pago que reciben muchos de los caficultores. Pero en realidad, ¿qué tanto sabemos?

English Version:A Day in the Life of a Colombian Cherry Picker

 cafe

Raúl, administrador de Finca El Ocaso, atravesando los campos para charlar con los recolectores

cafe-2

La vista desde las montañas en el pueblo de Salento, Colombia

Desde el Amanecer Hasta el Atardecer

Para muchos recolectores en Finca El Ocaso en Salento, Colombia, el día inicia a las 4:30am con un recorrido a pie de varios kilómetros hasta la finca. Los recolectores son recibidos cada mañana con una taza caliente de Aguapanela, una bebida típica Colombiana hecha de azúcar morena. EL aguapanela provee un golpe de energía natural, justo lo que se necesita para que los trabajadores comiencen su día en los campos de café. Enfrentándose a diversas condiciones de clima, desde las lluvias frías de invierno, hasta el calor sofocante de verano, los trabajadores comienzan su trayecto montaña arriba a las 5:30am en punto. Se recolecta el café hasta las 8:30, cuando los trabajadores regresan a la base de la montaña a la casa-hacienda y reciben un buen desayuno, el cual normalmente consiste de una arepa (tortilla de maíz), huevos, plátanos, y chocolate caliente. De ahí, los trabajadores vuelven a subir la montaña para la segunda ronda. Continuan cortando hasta las 12:30, y en este punto los sacos están llenos con desde 40 hasta 60 kilos de frutos de café, aveces más, dependiendo de la temporada. Los recolectores se reunen en la estación de peso, donde hacen fila para pesar lo que recolectaron en la mañana. Luego de pesar el café, se sirve el almuerzo, y a las 1:15 los trabajadores regresan a la montaña a seguir cortando por el resto de la tarde. A las 5:30 se pesa por segunda y última vez, luego se disfruta de una buena cena. Después de un día de 12 horas, de los cuales 10 horas se pasan en la montaña cortando café, el cielo nocturno clausura el día – es tiempo de ir a casa y descansar.

cafe-3

Regresando a los campos a seguir cortando.

asd

Jorge, El Patrón del Corte, mostrándonos la calidad del café. Solo los frutos más maduros

Jorge en modo trabajo, cortando los frutos, dejando los verdes para que continúen madurando

Te Puede Interesar: Visión de Futuro para nuestros jóvenes: ¿Por Qué Educar sobre el Café?

 Saludos al Chef

Por muy importante que son los recolectores en todo el proceso del café, las mujeres dedicadas que cocinan todas sus comidas son igual de esenciales en el flujo de la operación de la finca. Sandra, la esposa del administrador de Finca El Ocaso, maneja la cocina. Se despierta a las 3am durante el tiempo de cosecha a encender el horno de leña para cocinar la comida para hasta 40 o 50 trabajadores. Si crees que es difícil prepararte 3 comidas al día, ¡imagínate  cocinar para más de 40 hombre hambrientos! Tres generosas comidas son parte de la compensación que reciben los trabajadores y le brindan la energía que necesitan para trabajar en los campos desde el amanecer hasta el atardecer. Definitivamente es un trabajo en equipo, donde cada trabajo es igual de importante que el siguiente.

asfw

Sandra liderando la cocina, preparando alimentos para los  diligentes recolectores.


Lo Más Importante Es La Compensación Justa

A los recolectores se les paga por kilo los frutos que recolectan. Hay muchas fincas que se enfocan en cantidad y no en calidad, e instruyen a los recolectores a que recolecten todos los frutos que vean – rojos, verdes, amarillos, negros, o incluso podridos. El objetivo es recolectarlo todo, ya que cada fruto tiene su valor. Definitivamente existe un mercado para este tipo de café, pero como probablemente te imaginas, no está al nivel de calidad del café de especialidad.

En Finca El Ocaso, y muchas otras fincas de especialidad, las cosas se hacen diferente. Se paga un extra por kilo, pero hay una condición: recolectar solo los frutos MADUROS. Un fruto sobre-desarrollado o subdesarrollado puede alterar completamente la taza final. Finca El Ocaso entrena a sus recolectores a solo recolectar frutos maduros, y son estos frutos maduros que le han dado su reputación de producir una de las tazas más sabrosas de la región, y la llevaron a calificar para la final de la Taza de Excelencia en el 2010. Es este tipo de instrucción y entrenamiento que ayuda a producir granos de alta calidad. Cada sesión de peso es monitoreado cuidadosamente y sí un recolector trae más de un puñado de frutos verdes en su saco recibe un strike, y justo como en el béisbol tres strikes y estás fuera. Puede parecer muy severo, pero al final del día, es un negocio, y la finca tienen que funcionar como una máquina bien engrasada. Un mal recolector puede arruinar la calidad del producto final, reduciendo su valor y reduciendo la ganancias del resto de los miembros del equipo.

coffee
Después de una mañana lluviosa en los campos, los recolectores  llegan para la primera sesión de peso del día.

coffee-2

Raul, el administrador de la finca, pesa cada saco, y apunta el peso total de cada trabajador, para pagarles al final del día

Haciendo la Conexión

Entre los trabajadores del café hay muchos tipos de personas, entre ellos muchas madres, padres, esposas, y esposos, tratando de ganarse la vida y sobrevivir día  a día. Aunque muchos de estos profesionales del café son de escasos recursos, son ricos en espíritu, con metas y aspiraciones como cualquiera. Como amantes del café y ciudadanos del mundo, es imperativo que entendamos la importancia de mantener la transparencia en cuanto a nuestro café y que seamos conscientes de las vidas detrás de la bebida sin la cual no podríamos existir.

Un corto filme en nuestra finca, Finca El Ocaso, en el 2014

Escrito por D. Velásquez, Campesino Specialty Coffee y editado por N.Bhatt

Traducido por Amec V. y Editado por Karla Ly

PDG Español

¿Quieres Seguir Leyendo Artículos Como Este?¡Suscríbete Aquí!

Print Friendly, PDF & Email