Coffee News: from Seed to Cup

5 Cosas Que Nadie Te Dice Sobre Ser Un Barista en un Café Concurrido

,

¿Alguna vez has entrado a un café por la mañana y te has sentido abrumado por la cantidad de gente que hay ordenando café a la misma vez?

Ahora imagínate cómo se sentirá ser el barista que les está sirviendo a todas esas personas. ¿Qué se sentirá tener una fila que sale hasta la puerta, tener cien órdenes en espera, y tener diez minutos para hacer todas bebidas?

Nuestras ciudades dependen del café ya que, entre las 7 y 10 am, estos lugares sacan una cantidad increíble de café. En los días malos pues, es difícil. Decir que es una locura no es suficiente. Pero en un buen día, es más divertido que Disneylandia en tu cumpleaños numero 5.

¿Te sorprende eso? Te apuesto a que hay algunas otras cosas que te sorprenderán sobre ser un barista en un café concurrido…

English Version: 5 Things Nobody Tells You About Being a High-Volume Barista

 1. Te Vuelves un Maestro de la Aritmética Mental

¿Alguna vez, cuando estabas en la escuela, sentiste que no eras tan bueno con la matemática? Ser un barista en un café muy concurrido cambiará eso muy rápido.

Trabajar como barista significa más que sólo hacer café. Los cafés concurridos necesitan rotar a muchos baristas para asegurar que todos tengan día libre, y oportunidad de descansar sus manos heridas (hablaremos más sobre eso después), además de que el espacio en la máquina es limitado, así que si no estás sacando espressos  o calentando leche, estarás en la caja registradora.

Así es, la caja registradora. Tendrás que lidiar con cientos de transacciones cada hora. Ah, y esas transacciones cambiarán con cada modificación (y habrán modificaciones, te lo prometo). Así que o aprendes rápido o te regresas a lavar los platos.

codigos de cafe

¿Ves todos estos códigos? Se llaman Códigos de Búsqueda de Precios. Aunque algunos cafés han dejado de usar estos sistemas, muchos aún dependen de ellos. Pero ¿que si alguien quiere modificar su orden? Bueno, quizá te encuentres introduciendo 5 o 6 códigos. En realidad es más fácil sumar todo en tu cabeza y cobrarlo de una vez. ¿Sientes que no puedes hacer matemáticas? ¡Es hora de que empieces a hacerlos

2. Tus Manos Darán un Poco de Miedo

Cafeína tiene un efecto extraño sobre las personas. Toma demasiado y te vuelves tembloroso, un poco impaciente con las personas, y necesitas ir al baño un poco antes de lo que tenías planeado. Pero no lo estás tomando, lo estás preparando. Y al ser un barista que saca cientos de cafés cada día, hay algunas otras cosas que probablemente sucederán.

Lo primero que necesitas entender es que la cafeína te deshidrata. Al experimentar contacto prolongado con ella, tus manos se volverán escamosas, muy secas, desarrollarán bastante callosidad y -en situaciones extremas (más de 15-20kg por día) – pueden hasta sangrar. Sí, lo digo en serio.

También tiendes a morderte las uñas. No es sorprendente, pero los baristas toman MUCHO café. Aveces se nos olvida que no tenemos que tomar cada café que hacemos a la hora de calibrar (ajustar la molienda del café para que tenga el mejor sabor) y eso puede significar que tomamos de uno a diez espressos antes de siquiera abrir las puertas al público. Y luego están los inevitables sorbos de café filtrado, ya sabes, para asegurar que lo hiciste bien. Con todo esto, puede que te pongas algo ansioso.

barista hands

Las manos secas son el precio que se paga por ser genial. Al igual que los chefs, los baristas pueden llegar a tener callos, pero a diferencia de los chefs, trabajan con un producto que deshidrata. Puede llegar a ser desagradable y a veces hasta un poco doloroso.

3. ‘Multitareas’ Llega a Niveles Extremos

Para muchas personas, pareciera que estás operando la máquina, haciendo una sola cosa a la vez: calentando leche, sacando un espresso, etc. Y hay momentos en los que esto es cierto.

Luego están los momentos donde ves el espacio de 30 segundos entre comenzar y finalizar una extracción como una oportunidad para completar múltiples tareas. En el tiempo que toma para que termine ese shot, puedes atender a múltiples clientes, llenar las jarras de leche que se requieren para sus órdenes, poner una de ellas a calentar, llenar ese molino que ya casi está vacío, encender la tetera para un café filtrado – todo eso antes de regresar a aquella jarra de leche, apagar el vapor, y agregarla a ese espresso recién extraído.

Ahora repite eso sin parar por una hora y tienes una idea de lo que te espera.

barista

La mayoría de las personas comienzan a trabajar a las 8 am ó 9 am. Esto significa que tienes dos olas de clientela. Significa que varios cientos de personas quieren su café y su desayuno ahora. En este instante. 5 minutos no es suficiente. Linda en recepción los está vigilando y si no entran a la oficina antes de las 9am las cosas se van a poner serias…

 Te Puede Interesar: Guía para Baristas: 8 Regiones Cafetaleras de Guatemala

4. Aprenderás que Existe una Diferencia entre Estar Levantado… y Despertar

No es necesariamente un episodio de “The Walking Dead” en un café, pero hay muchas personas que no son exactamente mañaneras – y esto es mucho más cierto cuando aún no han tomado su primera taza de café. No quiero decir que las personas sean groseras, claro que no – solo es que no están exactamente despiertos.

frickin-latte

Quizá hayas visto memes como este en internet, El clásico es “no quieres verme antes de que tome mi café.” Eso es bastante acertado, especialmente si eres un barista, pero el problema es que a los clientes los verás SIEMPRE antes de tomar su café.

Personalmente, he recibido algunos pedidos extraños, pero lo mejor son las respuestas. Por ejemplo, está mañana:

Yo: “Buenos días, ¿cómo  puedo ayudarle?”

Cliente: “Sí.”

Yo: “Ehmm… ¿Le gustaría un café?”

Cliente: “… Sí.”

Yo: “Ok, ¿qué tipo de café le gustaría?”

Cliente: “Solo un café, gracias.”

Yo: “Bien… Discúlpeme , pero ¿le gustaría un cappuccino, un latte o un café negro?”

Cliente: “Ah… perdón… sí… eh.. Jaja.. sí un latte gracias, con 2 de azúcar. ¡Lo siento! ¡No estoy del todo despierto todavía!”

5. Es Mucho Más Divertido de Lo Que Te Esperas

Trabajar en un café súper concurrido definitivamente involucra mucho trabajo – aún sin contar las manos escamosas y la matemática. Hay días que te sentirás exhausto a la hora de cerrar, pero te habrás divertido mucho más de lo que sería posible en la mayoría de otros trabajos.

Verás a tus compañeros baristas en sus mejores y peores momentos, mientras que trabajan como dementes para hacer que la mañana de todos sea mucho mejor. Con todo ese estrés, estarán bailando un ballet de granos de café, leche, y un sin fin de espressos. Algunos de los amigos que he hecho trabajando en cafés son los más leales y me han enseñado mucho sobre café, y la vida en general.

Y quizá hasta llegues a enamorarte. No hay nada como compartir pasión por algo para alimentar un romance, ¿o no?  (Aparte, ¿Quién mejor para entender tus hábitos de barista que otro barista?)

barista

Trabajando con café, los colegas se convierten rápidamente en amigos, especialmente cuando preparan miles de cafés cada semana. Bromean entre sí, a veces sin piedad, todo para ayudarse a seguir adelante. Jason y yo trabajamos juntos y él me deja tomarle fotos, pero bajo sus propios términos. Mira la cuidadosamente la imagen y creo que entenderás lo que quiero decir con eso.

Pero lo más importante es que tu pasión por el café crecerá a medida que te relaciones con tostadores, y hasta los campesinos que producen el café. ¿Cómo? Es tan simple como platicar con tu tostador, preguntar si puedes visitar, y apartar el tiempo para hacerlo. ¿Ese café nuevo que acabas de calibrar? Busca la finca que lo produjo en internet, y mira si tienen un perfil de Facebook o Instagram. Confía en mí, ¡a ellos les encantará hablar contigo! Quizá hasta recibas una invitación para visitarlos.

Algunos pueden pensar que ser barista está un nivel arriba de servir en McDonalds. Otros ven a los baristas como dioses del café, poseedores de secretos de cafeína con los que los simples mortales no pueden más que soñar con conocer… Y aunque nos guste mucho la segunda descripción, la verdad es que no hay otra experiencia que se asemeje a ser un barista en un café concurrido. Es doloroso, es estresante, es increíblemente divertido  – y es algo que no cambiaría por nada en el mundo.

¿Se nos olvidó algo de la lista? Dínoslo en los comentarios, en Facebook, o en Instagram.

Escrito por T.Jay

Traducido por Amec V. y Editado por Karla Ly

PDG Español

 ¿Quieres Seguir Leyendo Artículos Como Este? ¡Suscríbete Aqui!

Print Friendly